Petroleo

Trabajadores afirman que la entrega del pré-sal ataca soberanía energética de Brasil

Ante cambios en el proyecto que pretende entregar el pré-sal a extranjeros, trabajadores del petróleo lanzan alerta

Brasil de Fato | São Paulo (SP)

,
“Toda el área del pré-sal despierta mucha codicia internacional", afirma representante de la FUP / Archivo/ EBC

Luego de finalizada en la Cámara de Diputados, la votación del Proyecto de Ley 4567/16 que definitivamente aprobó el pasado jueves los cambios en la Ley de Reparto, Brasil se enfrenta a un nuevo desafío que puede tener impactos incalculables.

El proyecto creado por el actual canciller José Serra (PSDB-SP), que quita de la petrolera pública Petrobras la condición de operadora exclusiva en la explotación de la camada de pre-sal, perjudica la soberanía energética del pueblo brasileño, afirma João Antônio de Moraes director de Relaciones Internacionales y de Movimientos Sociales de la Federación Única de los Trabajadores del Petróleo (FUP, por sus siglas en portugués)

Tanto estimaciones, relativas a perjuicios financieros y económicos, como en evaluaciones menos objetivas, orientadas a pensar los recursos destinados a salud y educación, indican que el proyecto dejará marcas de destrucción imposibles de medir.

En entrevista con la Rede Brasil Atual, Moraes opinó que la entrega del pre-sal significará que esos recursos no serán destinados a las áreas de salud y educación, constituyéndose en un crimen que debe tener sus “responsables”.

“El petróleo es un bien del país. Cuando se permite que las empresas privadas extranjeras pasen a controlar esas riquezas usted está poniendo en riesgo la soberanía energética. Es decir, mandar el petróleo para afuera, en lugar de mandarlo para adentro", explicó. “Toda el área del pre-sal despierta mucha codicia internacional, por que tradicionalmente, en la industria del petróleo, cada cuatro pozos que se perforaban, se encontraba petróleo en uno. En el pre-sal, ya perforamos casi 60 pozos y solo 6 estaban secos (…) El margen de riesgo es muy pequeño”, señaló el sindicalista.

En segundo lugar, Moraes destacó los efectos negativos en la adquisición de insumos, lo que significará un perjuicio a la economía nacional, que dejará de ser absorbida por la industria del petróleo nacional.

En consecuencia, afirmó el entrevistado, los costos recaen sobre los servicios y derechos de los brasileños. “Resulta grave que quien debería estar defendiendo los intereses del país actúe para entregarlos”, afirmó Moraes, dirigiendo sus criticas contra el gobierno Temer y los legisladores.

“Es un momento muy duro para la nación. Si el pueblo brasileño no despierta, va a tener serias dificultades para recuperarse. Nos llevó 63 años construir Petrobras, 63 años de mucho sudor, lagrimas y sangre, y ahora estamos en decadencia. Hay que luchar siempre, ir a las calles, impedir que eso ocurra”, finalizó.



Acceda a la entrevista completa en portugués