BRASIL

Comprenda la decisión del juez de la Corte Suprema Brasileña que puede liberar a Lula

Este miércoles por la tarde, un juez del STF determinó la liberación de presos condenados en segunda instancia

Leia em português | Brasil de Fato | São Paulo

,
Una medida cautelar del magistrado Marco Aurélio Mello determinó la revocatoria de encarcelamientos después de condena en segunda instancia / Evaristo Sá/ AFP

El magistrado del Supremo Tribunal Federal (STF) Marco Aurélio Mello concedió una medida cautelar favorable a la Acción Declarativa de Constitucionalidad (ADC) Nº 54 este miércoles (19), que determina la liberación de los presos condenados en segunda instancia con algunas excepciones muy especiales contempladas en la ley. Tras la decisión, se podría decretar la libertad de Lula y de otros presos que se encuentran en las mismas condiciones que el ex mandatario.”Si el Supremo todavía es Supremo, van a respetar mi decisión, salvo que la revoquen (…) Será un examen para nuestra democracia, para saber si todavía nuestras instituciones son respetadas”, afirmó el magistrado para el periodista Valdo Cruz, del portal de noticias G1.

La ADC, que fue protocolizada por el Partido Comunista de Brasil (PCdoB), solicita que se declare constitucional el artículo 283 del Código de Procedimiento Penal. El dispositivo establece que “nadie podrá ser detenido en flagrante o por orden escrita y fundamentada de autoridad judicial competente, en consecuencia de una sentencia condenatoria que no pasó por todas las instancias o, en el curso de la investigación o del proceso, en virtud de reclusión temporal o prisión provisional”.

En la práctica, la ADC pide que se restablezca el sentido del inciso 57 del artículo 5° de la Constitución - “nadie será considerado culpable hasta que se de el juicio de la sentencia penal condenatoria en todas las instancias” -, impidiendo detenciones después de condena en segunda instancia, posición defendida por el Supremo Tribunal Federal (STF) desde 2016.

Brasil de Fato entrevistó a Beatriz Vargas, profesora de Derecho en la Universidad de Brasilia (UnB) para comprender cómo la decisión de Marco Aurélio Mello puede funcionar realmente. La académica afirma que la medida cautelar garantizó “la restitución del orden constitucional”, aunque sea necesario aguardar a que se cumpla la decisión definitivamente para poder celebrarla.

A partir de esta conversación, lea a continuación lo que será necesario para volver efectiva la medida cautelar.

¿Libertad automática?

“Como se trata de una Acción Declarativa, no hay puesta en libertad. Es el caso de, si se lleva la decisión hacia las respectivas jurisdicciones de ejecución, solicitar la liberación del preso con base en los términos de la medida de Marco Aurélio Mello”, explica Vargas. En el caso del ex mandatario Lula da Silva, la defensa ya hizo la solicitud.

Medida cautelar revocada

Una duda que surgió con la decisión de Marco Aurélio Mello es la posibilidad de que el Presidente del STF, Dias Toffoli, anule la medida cautelar. Vargas considera que formalmente no sería el procedimiento ideal, ya que el mejor método para dirimir divergencias es el uso de las instancias colectivas del Supremo, aunque no descarta la posibilidad concreta de que eso ocurra.

“Es una medida tomada por un solo juez. En rigor, debería pasar al Pleno, o antes del Pleno, por lo menos a una Sala. Hasta ahí, es lo que las normas indican. Una guerra de medidas cautelares semejante a la que asistimos en el Tribunal Regional Federal de la Cuarta Región (TRF4) está fuera de discusión”, dice.

La Fiscalía General de la República (PGR) ya rechazó la medida provisional hasta que el Pleno del STF analice su mérito. A partir de mañana se inicia el receso del STF, le cabrá a Toffoli decidir sobre cuestiones urgentes presentadas ante el Tribunal. 

Preventiva 

La decisión de Marco Aurélio estipula que permanezcan presos aquellos que se enmarquen en el artículo 312 del Código de Procedimiento Penal, que establece la hipótesis de prisión preventiva. Eso podría ser un obstáculo para la libertad de Lula, cuya pena podría ser convertida en prisión preventiva. 

“Sería una construcción, una retórica jurídica, que intentaría buscar argumentos y elementos para afirmar la necesidad de prisión preventiva. Una construcción para resistirse a la liberación del presidente Lula sobre la base en una medida preventiva, estaría dentro del molde de la labia jurídica. Permanezcamos atentos a los posibles argumentos. En rigor, no existe motivo para la prisión preventiva”, defiende Vargas.

Edición: Pedro Ribeiro Nogueira | Traducción: Luiza Manzano y Pilar Troya