Crisis política

Movimientos populares prepara un pedido de impeachment de Michel Temer

La decisión fue tomada en la tarde del martes, después de una reunión con juristas y legisladores de la oposición

Brasil de Fato I Brasília

,
Temer durante pronunciamento en el Palácio do Planalto, Brasília / Marcelo Camargo/ Agência Brasil

Movimientos populares y centrales sindicales presentarán un pedido de proceso de impeachment contra el presidente no electo Michel Temer (PMDB). La decisión fue tomada en la tarde del martes (29), durante una reunión realizada en el Congreso Nacional entre legisladores de la oposición, juristas y representantes de diversas entidades.

El pedido surge de una articulación que viene siendo orquestada por exponentes del Partido de los Trabajadores (PT) y del Partido Comunista del Brasil (PCdoB), que busca aglutinar fuerzas de izquierda en torno a la firma del pedido procesal contra Temer.

El referido pedido de apartamiento debe tramitarse en paralelo al pedido ya protocolado por el Partido del Socialismo y Libertad (PSOL) del lunes (28) en la Cámara. “Ellos tomaron una decisión aislada, que es derecho de ellos, pero nosotros optamos por buscar a la sociedad civil organizada porque creemos que, de esa forma, el pedido tendrá más respaldo político”, evaluó la líder de la minoría en la Cámara, Jandira Feghali (PCdoB-RJ).

Las dos iniciativas parten de los mismos hechos y están relacionadas al episodio que llevó a la separación del ex ministro de Cultura y diplomático Marcelo Calero, que pidió exoneración el último día 18.

Calero acusó al ex ministro Geddel Vieira Lima de haberlo presionado para liberar un emprendimiento en el estado de Bahia, después de la obra haber sido vetada por el Instituto de Patrimonio Histórico y Artístico Nacional (Iphan). Los desdoblamientos de la denuncia llevaron al jefe del Ejecutivo, acusado por Calero de haber realizado intervenciones a favor del pedido de Geddel.

La declaración fue combustible de un nuevo escándalo en el gobierno Temer y culminó con el pedido de demisión de Geddel, oficializado el último viernes (25). También fue catalizador de las articulación de la oposición rumbo al impeachment.

“Hay una crisis política extremamente violenta, que envuelve directamente al presidente, que cometió crímenes de responsabilidad. Él practicó delitos contra la administración pública, y las cosas solo empeoran para él. (…) Temer no tiene condiciones de continuar en la Presidencia de la República y hoy conseguimos algo muy importante, que es el aval de los movimientos sociales para hacer una cosa mayor, envolviendo juristas y a la sociedad civil”, dijo el líder del PT en el Senado, Lindbergh Farias (PT-RJ).

Él informó que hasta el próximo lunes (5) las entidades deben formalizar la aceptación del pedido para firmarlo y debe ser protocolado al día siguiente.

Movilización

Durante una colectiva de prensa, Farias destacó que la oposición cuenta con las movilizaciones sociales para intentar fortalecer la iniciativa del pedido de deposición de Temer. “Vamos a llevarlo a las calles. Y nosotros tenemos dos banderas: “Fuera Temer”y “[Elecciones] Directas Ya”. No vamos a aceptar ninguna salida que pase por elecciones indirectas en el 2017”, completó.

Él resaltó, además, que legisladores de la oposición van a batallas para promover cambios en la Constitución Federal de 1988 en relación a as normas que tratan de situaciones posteriores al impeachment. “Hoy la Constitución dice que, si el presidente fuese depuesto en los dos primeros años [de mandato], hay elecciones directas y, si es en los últimos dos años, será indirecta. Nosotros queremos cambiarlo para que apenas sea el último año en esa condición”, explicó el legislador.

Según argumentó, la alteración está relacionada al respaldo político en las urnas. “El país está en una crisis política, económica y social del tamaño del mundo. Sólo hay una forma de dar fuerza a un Presidente de la República: legitimarlo en las urnas. Recién ahí puede aplicarse un proyecto, sea cual fuer”, sustentó Farias.

La oposición se ha movilizado en los últimos meses en el sentido de fortalecer la bandera de una nueva elección presidencial. “Precisamos luchar por el impeachment y evitar que una maniobra sea hecha para colocar como salida de la crisis una elección indirecta de un nuevo presidente (…). Nosotros ya vivimos un impeachment sin crimen. Ahora, sólo falta un crimen real sin un pedido de impeachment”, comentó irónicamente el diputado Henrique Fontana (PF-RS).

Movimientos

El Movimiento de los Trabajadores Rurales Sin Tierra (MST) está entre las entidades que firmarán el pedido de apartamiento. “Nosotros entendemos que es preciso firmarlo por tres motivos: porque hubo crimen de responsabilidad; porque estamos con un gobierno golpista, de retirada de derechos; y también porque el pedido de impeachment abre un amplio debate con la sociedad sobre los rumbos de nuestra democracia, por lo tanto, el MST va a apoyar”, anticipó Alexandre Conceição, miembro de la dirección nacional del movimiento campesino.

Para la Central Única de los Trabajadores (CUT), Temer debería renunciar al cargo. “Brasil precisa volver a la normalidad política. Nosotros entendemos que, si el presidente tuviese un aire de civismo y quisiera resolver los problemas del país, debería renunciar y convocar a elecciones directas. Él o fue electo y el impeachment de la presidenta Dilma, a nuestro entender, fue completamente fuera del padrón. Y, ahora, además de no tener legitimidad para ejercer el poder, tampoco teniendo legalidad”, declaró el presidente nacional de la entidad de trabajadores, Vagner Freitas, en referencia a las denuncias de Calero.

Gobierno

Hasta el momento, Michel Temer no se ha pronunciado oficialmente a respecto de los pedidos de impeachment. En el Congreso la estrategia de la base aliada al gobierno ha sido minimizar los movimiento de la oposición, mientras son mantenidas las articulaciones para aprobar la Propuesta de Enmienda Constitucional (PEC) que instituye el Nuevo Régimen Fiscal, de la reforma de la enseñanza media y de otras iniciativas gubernamentales.

Traducción: María Julia Giménez