RESISTENCIA

Artículo | Brasil “La historia dio un líder de masas, la lucha nos dará la victoria”

Olívia Carolino: "estamos viviendo la materialización del golpe que hace un fraude anticipado a las elecciones de 2018"

Leia o artigo em português | Brasil de Fato, São Paulo

,
Lo que está prohibido en ese momento de inminente arresto no es sólo la candidatura Lula sino la vía institucional de la izquierda / Ricardo Stuckert / Instituto Lula

Resistir, defender la libertad de Lula y luchar por elecciones libres y democráticas es una urgencia que dialoga con la aspiración profunda del pueblo brasileño de participar en la política.

La relación “líder – masas” dice un poco de la entrada incompleta del pueblo en la política propia de la formación deformada del Estado Nación como es el caso de Brasil, una sociedad de democracia asfixiada, en la que las tensiones de clase desbordan la estabilidad de las vías institucionales y se traducen en convulsión en la búsqueda de su propio nivel y tiempos históricos. Es importante notar que no son todos los países que forjaron una referencia de masas con capacidad de polarizar la sociedad, como Lula en la historia reciente de Brasil.

Sin embargo, un líder de masas poco puede ser si no existe una fuerza política dispuesta a frenar una batalla que no es una elección sino una exigencia. En el año 2018 es imprescindible la unidad de las fuerzas populares con claridad y coraje de librar batallas centrales que acumulen para la estrategia de la Revolución Brasileña, incluso en caso de algunas derrotas dentro del proceso.

¿Dónde se está librando la batalla? En el terreno institucional. Lo que está prohibido en ese momento de eminente prisión no es sólo la candidatura de Lula sino la vía institucional a la izquierda. No tenemos piezas para movernos en el terreno en la justicia y los medios de comunicación. Esta situación impone una condición de cerco y posibilidad de aniquilamiento de las fuerzas populares que lleva a la necesidad de combinar las luchas dentro y fuera del orden para romper el cerco.

Esto quiere decir, permanecer en la “institucionalidad” para no ser empujado a la clandestinidad y, al mismo tiempo, librar batallas en las fronteras más allá de lo que es aceptable por la burguesía que rompe en este momento las condiciones para cualquier supuesto orden democrático. Este movimiento se da en el sentido de desplazar poco a poco la batalla del terreno jurídico hacia el territorio de las luchas populares, la calle, el trabajo de base y la movilización popular.

Es decir, calificar la intervención de las fuerzas populares en la lucha de clases y encontrar una meta-síntesis que corresponda a las necesidades de ese momento histórico, sea cual sea: combinar la lucha institucional con la lucha de masas, principalmente aquella que crea condiciones para un nuevo ciclo de vida ascenso de la lucha de masas en Brasil, la única vía posible de conquistar la democracia, como participación popular efectiva.

En ese sentido, las elecciones de 2018 libran una batalla en la lucha de clases. En el caso de la resistencia popular, por un lado, denunciar los aparatos de dominación del Estado (medios, judiciales, etc.) y, por otro, no permitir que el golpe se legitime en las urnas. Los golpistas no tienen el dominio absoluto del escenario, han actuado juntos en las instituciones sobre las que tienen más control como el Parlamento y el Poder Judicial para obtener la victoria en el espacio sobre el que tienen menor control, que es la disputa electoral y la disputa en las elecciones calles. La burguesía sigue no teniendo un candidato confiable y ese es un elemento central en la prisión ilegal e inconstitucional de Lula en ese momento.

Las fuerzas populares no están sufriendo una derrota, la derrota es lo que los golpistas sufren en las urnas en las elecciones presidenciales los últimos dieciséis años y la única manera de revertirla es a través de un golpe. Estamos sufriendo un golpe que hace fraude anticipado de las elecciones de 2018 y estamos al mismo tiempo ante la posibilidad de desplazar la batalla central hacia el terreno donde tenemos mayores condiciones de politizar el proceso: la lucha de masas.

Lo que estamos viviendo es la materialización del golpe. El golpe es la retirada de derechos históricamente conquistados por la clase obrera, es el desempleo; es la entrega de las riquezas del país y la renuncia de la soberanía; el golpe es el disparo en la caravana de Lula, es tiroteo en las comunidades cariocas, es la ejecución de Marielle, es tiro en cualquier iniciativa de trabajo de masas, es blindar territorios para que los militantes no dialoguen con el pueblo sobre una salida popular a la crisis. La prisión de Lula es la necesidad de callar voz (es) que el pueblo escucha, un fantástico interlocutor, un líder de masas, cosa que los golpistas anhelan y no tienen en la medida que no logran producir un candidato que dialogue con los problemas del pueblo .

Ser las piernas, las voces, el corazón de un líder encarnado en millones de brasileños y brasileñas que resisten es organizar la militancia y experimentar junto al pueblo, retomar el vínculo y el protagonismo  popular, imprimir en la sociedad brasileña una dinámica de luchas, organización, elevación del nivel de conciencia en una creciente, en los grandes actos de hoy, en los de mañana que serán mayores y después de mañana mayores aún. Es el pueblo entrando en la historia de la construcción nacional democrática y soberana.

*Olivia Carolino es de la dirección nacional del movimiento Consulta Popular

Edición: Juca Guimarães | Traducción: Resumen Latinoamericano