LUCHA DE CLASES

Las elecciones de 2018 son decisivas para la historia de Brasil

La frágil democracia brasileña corre riesgos aún mayores con el ascenso de Jair Bolsonaro

Leia em português | Brasil de Fato en São Paulo

,
Elección presidencial de 2018 tiene características únicas de polarización y enfrentamiento político / Julia Dolce

La polarización entre las candidaturas presidenciales de Jair Bolsonaro (PSL) y Fernando Haddad (PT), que aparecen, respectivamente, en primero y segundo lugar en las encuestas de intención de voto, revela una fuerte disputa por el futuro de Brasil.

Con las elecciones de este domingo (7), aumenta la tensión entre proyectos opuestos para el ciclo 2019 - 2022. Según María Aparecida de Aquino, profesora del departamento de Historia de la Universidad de São Paulo (USP), los comicios actuales son muy diferentes de las elecciones que tuvieron lugar en Brasil desde su redemocratización.

Ella explica que incluso en contextos de división social anteriores a 1985, como en el momento que antecedió al suicidio de Getúlio Vargas, en 1954, no había una polarización tan claramente instalada.

“La única vez que podemos decir que hubo un agravamiento y una disputa entre dos campos muy distintos fue en las elecciones de 1989, pero aún así, no llega ni a los talones de lo que estamos observando ahora. Es como si la sociedad estuviera partida. Este momento es absolutamente sui generis en la historia de la República brasileña“, evalúa la historiadora.

La democracia en riesgo

Reconocido por sus posicionamientos conservadores y prejuiciosos, Bolsonaro ha sido objeto de manifestaciones impulsadas por mujeres en todo el país. Aquino recuerda que su vicepresidente, General Hamilton Mourão (PRTB), también ha hecho declaraciones con sesgo conservador y autoritario.

Además de criticar el 13º salario recientemente, en septiembre, Mourão admitió la posibilidad de que haya un “autogolpe” por parte del presidente con apoyo de las Fuerzas Armadas.

 “Nuestra democracia se encuentra amenazada. Más amenaza que esto y más peligro para la democracia, no puedo ver. “Brasil tiene un momento muy difícil por delante”, alerta Aquino sobre la declaración de Mourão.

 “Si existe la posibilidad de que ese señor [Bolsonaro] asuma el Palacio del Planalto, la sociedad brasileña corre un riesgo muy grande y la democracia también. Todas las observaciones que ese señor y sus secuaces han hecho van en la dirección de romper la democracia “, subraya.

En la opinión de la historiadora, si fuera elegido, Bolsonaro profundizará la retirada de los derechos sociales que ocurrieron en los últimos 3 años por medio de las reformas hechas por el gobierno golpista de Temer.

País en crisis

De acuerdo con Leidiano Farias, historiador integrante del Frente Brasil Popular, otra singularidad de este proceso electoral es que se produce en medio de una profunda crisis económica y política. Él analiza que existe un gran descontento con el sistema político en general, lo que hizo que el tiempo de propaganda electoral en la TV o la máquina partidista no tuviera tanto peso como en elecciones anteriores.

“El electorado mira a las candidaturas que ellos ven como antisistémicas. Y las principales candidaturas antisistémicas en este momento son las candidaturas de Jair Bolsonaro y Fernando Haddad. La de Bolsonaro es antisistémica por la derecha, es un antisistémico con rasgos fascistas. La de Fernando Haddad tiene un carácter antisistémico por izquierda. Son las principales candidaturas que polarizan en ese momento “, explica Farias

La crisis económica y política se refleja en las molestias sociales que asolan el país. Conforme informaciones del Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE), en septiembre, el desempleo llegaba a 12,7 millones de personas.

Los números que muestran la vuelta de Brasil a la extrema pobreza también impresionan. Cerca de 12 millones de brasileños están por debajo de la línea de pobreza extrema, o sea, tienen ingresos per cápita menores que R $ 70 reales por mes, según encuesta de la organización ActionAid Brasil.

Farias cree que esta contienda electoral es central para la historia del país. “Lo que está en juego en las elecciones del próximo domingo y posiblemente en la segunda vuelta es la restauración de la democracia y de la soberanía nacional o la legitimación del golpe en las urnas. La elección se produce en un momento en que el país está bajo un golpe de Estado.

La victoria de una candidatura como la de Jair Bolsonaro va a legitimar el golpe. “Va a legitimar las reformas neoliberales, como por ejemplo la reforma laboral, que representa un retroceso desde el punto de vista de las conquistas históricas de los trabajadores”, critica.

Añade que la victoria de ese proyecto conservador tampoco deroga la Enmienda Constitucional 95, que congela gastos en salud y educación por 20 años y es considerada un retroceso por especialistas y movimientos sociales.

Para el historiador, figuras como la de Bolsonaro, militar expulsado, y del General Mourão en la presidencia, consolidarían un proceso de tutela de los militares sobre la democracia brasileña.

Lucha de clases

De acuerdo con las últimas encuestas divulgadas el sábado último (6), Jair Bolsonaro tiene 40% de la intención de voto, mientras Haddad tiene el 25%. Las estadísticas también muestran grandes diferencias entre el perfil de los electores de cada candidato. 

Entre el electorado que gana más de 10 salarios mínimos, el 53% votaría por Bolsonaro, mientras que entre el electorado que gana hasta dos salarios mínimos, el 28% votaría por Haddad.

En la evaluación de Leidiano, los datos evidencian que la polarización entre las candidaturas representa también una separación entre clases sociales.

“Entre las elecciones que se produjeron post-redemocratización, estas son las que más expresan intereses de clase. No es casual que el principal líder popular, en ese momento, esté encarcelado en Curitiba. Me refiero al presidente Lula. Lula. La elite, la clase dominante brasileña, retiró un representante orgánico de la clase trabajadora del proceso electoral. Esto se llama lucha de clases”, enfatiza Farias. 

 “Evidentemente que las elecciones de 1989 fueron elecciones muy importantes, porque fueron las primeras después de más de dos décadas de dictadura, pero podemos afirmar que estas elecciones tienen un carácter central para la soberanía popular y para la restauración de la democracia”, continúa el historiador.

Salidas

A pesar del escenario sombrío, la historiadora María Aparecido de Aquino apuesta que el conservadurismo no será victorioso en estas elecciones “Hay un desgaste profundo con el sistema político, una incredulidad con la política y eso sólo se resuelve con participación popular. El primer paso es la victoria de las fuerzas democráticas, patrióticas y populares en esa elección. Hecho esto, tenemos que crear condiciones para un gran movimiento de masas de restauración de la democracia “, finaliza Farias.

“Tendremos momentos muy difíciles porque la crisis se ha profundizado brutalmente en los últimos 3 años. Nadie lo va a tener fácil en el gobierno. Creo también que las fuerzas progresistas se van a unir y eso dará condiciones de gobernabilidad para que podamos salir de la crisis violenta en la que nos encontramos “, afirma.

Leidiano Farias refuerza la importancia de los comicios de este domingo y defiende que sólo una victoria de las fuerzas democráticas y populares podrán alterar la correlación de fuerzas políticas que tengan como objetivo restaurar la democracia y defender sectores estratégicos para el país como Petrobras y Eletrobras, centrales para la soberanía nacional.

“Existe un desgaste profundo con el sistema político, un descrédito en la política y eso sólo se resuelve con participación popular. El primer paso es la victoria de las fuerzas democráticas, patrióticas y populares en esta elección. Hecho aquello, tenemos que crear condiciones para un gran movimiento de masas de restauración de la democracia”, finaliza Farias.

Edición: Diego Sartorato | Traducción: Resumen Latinoamericano