HUELGA

Protestas y visitas de familiares en el 13º día de huelga de hambre en Brasil

A pesar de la privación extrema, los huelguistas se mantienen firmes y fortalecidos gracias al apoyo de sus familias

Leia em português | Read in English | Brasil de Fato | São Paulo (SP)

,
Celebración religiosa contra el hambre y por la democracia frente a la casa del ministro del Supremo Tribunal Federal, Edson Fachin / Adilvane Spezia | MPA e Rede Soberania

Después de trece días sin comer, los militantes que participan de la Huelga de Hambre por Justicia frente a la sede del Supremo Tribunal Federal (STF) en Brasilia, capital del país, seguían combativos, a pesar de la privación extrema. El domingo (12) último por la mañana, los huelguistas y quienes los apoyan realizaron una celebración religiosa contra el hambre y en defensa de la democracia frente a la casa de uno de los ministros del STF, Edson Fachin.

Después de la manifestación, los huelguistas recibieron visitas de familiares, en el marco del Día del Padre en Brasil, entre ellos, el cantante brasileño Chico César, hermano del huelguista Luiz Gonzaga (alias Gegê). El huelguista Jaime Amorim recibió una visita sorpresa de su esposa y sus tres hijos, que participan de la Marcha Lula Libre. Las visitas alegraron a los huelguistas, que aprovechan de estos momentos simbólicos para fortalecer su resistencia.

Evaluación Médica

Los huelguistas Jaime Amorim Pacífico, Zonália Santos, Rafaela Alves, Fray Sérgio Görgen y Luiz Gonzaga (Gegê), que están desde hace 14 días sin alimentación, y Leonardo Rodrigues, que lo está desde hace siete, cuentan con atención médica exclusiva y cuidado redoblado.

Las actividades realizadas el último domingo (12) por la mañana produjeron un desgaste físico y tres de los huelguistas presentaron una deshidratación leve. A lo largo de la tarde, los médicos suspendieron las visitas para que los huelguistas pudieran reposar y recibir masajes terapéuticos con el objetivo de disminuir la fatiga muscular y los dolores de cabeza.

Otras señales de privación extrema son la ansiedad e irritabilidad de los huelguistas, que afirman seguir con la huelga. Sin embargo, en los próximos días, los horarios de visita a los manifestantes serán restringidos y su participación en actos públicos será evaluada por el personal de salud.

Edición: Pedro RIbeiro Nogueira | Traducción: Luiza Mançano