Bancada BBB

Ruralistas proponen a Temer el uso del ejército en casos de conflictos en el campo

Frente al posible impeachment Dilma, ruralistas, evangélicos y favorables a la mano dura presentan su propuesta

São Paulo

,
Frente Parlamentar de Agropecuaria, busca influenciar en la nominación de posibles ministros / Mayke Toscano/ Gcom-MT

Delante del proceso de impeachment de la presidenta Dilma Rousseff, el Frente Parlamentar de Agropecuaria (FPA)  ya comenzó a articular con el vice Michel Temer (PMDB) la conformación del nuevo gabinete y a pautar la agenda del gobierno sucesorio. Entre los pedidos, está el uso de las Fuerzas Armadas para reprimir conflictos agrarios en áreas rurales. La idea hace parte de un conjunto de propuestas que los representantes del agronegocio en el Congreso defienden en un posible gobierno del vicepresiente, caso se concrete el apartamiento de Dilma.

Los representantes del agronegocio también buscan influenciar al actual vicepresidente en relación a la nominación de posibles nuevos ministros. Además de reivindicar un nombre directamente ligado al sector para liderar la Agricultura, los ruralistas quieren espacio en el ministerio de Hacienda y de Justicia, siendo esta última cartera la responsable por cuestiones importantes desde el punto de vista de los intereses de los grandes propietarios de tierras en Brasil, como en la demarcación de tierras indígenas.

En este sentido, el FPA defiende también la idea de que la creación de nuevos territorios de pueblos originarios pase a la competencia del Legislativo.

La bancada ruralista, en conjunto con una serie de entidades del agronegocio, prepara un documento público para ser entregado a Temer. Las informaciones fueron divulgadas por el portal de noticias Uol.

La bancada BBB

Conocidos como la “Bancada BBB” – buey, biblia y bala – los ruralistas junto a los evangélicos y defensores del endurecimientos de la legislación penal y liberación del uso de armas, tuvieron un papel fundamental en la votación por la admisión del proceso de impeachment de la presidenta Dilma Rousseff en la Cámara de los Diputados.

El peso de esa articulación se hizo notar durante la votación del domingo 17 de abril. Entre los religiosos, la votación fue 163 x 24 (una proporción de 6,7 a 1) a favor del impeachment, mientras que los defensores de las balas fue 245 x 47 (5,2 a 1). La media general de las votaciones fue de 2,6 votos por el “sí” al impeachment por 1 en contra.

Por esa causa, tales sectores ya cobran más espacio en un posible gobierno de Temer, además de apoyar sus pautas y avances de su agenda. “Ya fuimos hasta él [Temer] y sugerimos que cree una interlocución oficial con la bancada BBB”, afirmó el diputado Sóstenes Cavalcante (DEM-RJ), tesorero del Frente Parlamentar Evangélica, al periódico Estado de S. Paulo.

Los representantes del discurso del endurecimiento de la legislación criminal, adversarios de los sectores que se articulan en torno a los derechos humanos, vislumbran la posibilidad de reducir la edad penal y revisar el Estatuto del Desarmamiento.

Según Alberto Fraga (DEM-DF), coordinador del Frente Parlamentar de Seguridad Pública, “es por eso que hasta ahora no colocamos para votar esta cuestión del Desarmamiento. Sabemos que en la Casa [Poder Legislativo] pasa, pero que la presidenta veta. Necesitamos conversar más con Michel [Temer] para tener la posibilidad de hacer una pauta positiva”, dice al Estadão.

Los empresarios, por su parte, cobran la flexibilización de las leyes laborales y la cuestión de la tercerización. “Él tiene que hacer reformas desde el punto de vista de la liberalización de la economía, con baja de los intereses, dar liquidez al mercado, cambiar la legislación laboral, que hoy se hace muy caro para las empresas”, afirmó Danilo Forte (PSB-CE), al diario de São Paulo.