Vivienda

Movimientos van a intensificar la lucha contra cortes del programa Mi Casa Mi Vida

Decisión del Ministerio de Ciudades suspende construccion de 11 mil nuevas unidades del programa habitacional

São Paulo

,
Desde el inicio del programa ya fueron beneficiadas 47 millones de personas de bajos ingresos / Reproducción

El nuevo ministro de las Ciudades, Bruno Araújo (PSDB-PE), revocó el último martes (17) la decisión de la presidenta Dilma Rousseff que autorizaba la creación de mas de 11 mil unidades habitacionales del Mi Casa Mi Vida – Entidades, linea del programa destinada a las construcciones administradas por cooperativas habitacionales, asociaciones y movimientos de vivienda.

El programa es volcado para familias de la 'faja 1', esto es, con ingresos mensuales de hasta R$ 1.800 – alrededor de 500 dolares. Como manifestó la propia presidenta Dilma, en reciente entrevista dada a la cadena televisiva RT, el Mi Casa Mi Vida “es uno de los mayores programas para familias de bajos ingresos del mundo”, que garantizó a 47 millones de personas, principalmente a los niños y jóvenes, ambientes adecuados para su desarrollo.

Aunque el presidente interino, Michel Temer (PMDB), había garantizado que programas sociales del gobierno serian mantenidos, el nuevo ministro de Ciudades, al asumir, anunció que haría una auditoria en la carpeta, “para liberar lazos ideológicos”.

“Eso hace parte de una serie de ataques que están, en los últimos días, siendo anunciados por diversos ministerios”, afirma Natália Szermeta, de la coordinación del Movimiento de Trabajadores Sin Techo (MTST). “Mi Casa Mi Vida es un programa importante que precisa ser mejorado, y no de medidas que lo tornen cada vez peor. Nosotros vamos a organizar la lucha y la resistencia en las calles. Vamos a intensificar nuestras movilizaciones”, apuntó Natalia.

Según Evaniza Rodrigues, de la Union Nacional por Moradia Popular (UNMP), los cortes en la faja de ingresos 1 son los más graves, por la falta de asistencia que esas familias reciben en otras áreas sociales. “Es donde se concentra mas de 90% del déficit, es la faja mas difícil de atender, porque ademas de vivienda, ella tiene otras deficiencias; es justamente donde se necesita de un trabajo fundamental para revertir la situación de exclusión”.

Al atacar el programa Mi Casa Mi Vida – Entidades, es perceptible “un claro combate a los movimientos sociales que se organizaron para hacer este enfrentamiento. Una pauta conservadora, reaccionaria y que no da a la sociedad el papel que ella tiene”, dice Evaniza. Según ella, “tanto las declaraciones cuanto las acciones, especialmente en la habitación, ella son muy significativas y muestran el carácter de ese gobierno golpista que no reconocemos y que juzgamos ilegitimo”.

Contrapunto a la lógica de mercado

La interrupción del programa Mi Casa Mi Vida – Entidades, según Orlando Júnior, profesor del Instituto de Pesquisa y Planeamiento Urbano y Regional de la Universidad Federal de Rio de Janeiro (IPPUR-UFRJ), significa “el fortalecimiento de la lógica de exclusión de las clases populares del mercado habitacional”. “El [programa] Mi Casa Mi Vida – Entidades es un contrapunto al Mi Casa Mi Vida, que tiene su lógica de producción habitacional subordinada al mercado inmobiliario; o sea, quién decide sobre la construcción de los conjuntos habitabilidades está muy vinculado al mercado”, explica el profesor.

Esa lógica de mercado, según Orlando, llevo a las construcciones de casa populares en las periferias de las grandes ciudades, para huir de los altos valores en las regiones centrales. Con esos cortes de las nuevas unidades, la posibilidad de construcción de habitaciones populares calificadas en las ciudades, “sobre todo de la producción habitacional bien estructurada, bien ubicada”, estaría amenazada, dice Orlando.

Para el profesor, hay una fuerte intención del gobierno interino en ir de encuentro e la lógica de mercantilizar las ciudades. “Eso quedó evidente en los últimos anuncios y en la lógica privatizadora, de profundizar la criminalización de los movimientos sociales, el endurecimiento del control del orden público – visible por el perfil del ministro de Justicia y de las medidas que están siendo tomadas –, lo que va a sobrar son ciudades más desiguales, una ampliación de los conflictos sociales”, dice el profesor.

El formato Entidades “es legitimo y demostró buenos resultados”, afirma Natalia, del MTST, para quien el modelo garantizaría unidades de mayor calidad. “Hay una señalización que él tiene intereses de atacar [la linea del programa] Entidades. El propio MTST ya entregó algunas unidades construidas por constructoras, por el tamaño, pero que tuvo total control de la entidad. Y el resultado es completamente diferente de los departamentos de las constructoras, sin relación ninguna con las familias”, agregó.