Igualdad de género

Mujeres marchan contra los feminicidios este viernes (25) en São Paulo (SP)

El acto también se inspira en la escalada de movilizaciones y resistencia feminista en todo el mundo

Brasil de Fato I São Paulo

,
Manifestante protesta durante los actos por "Ni una Menos" / Mídia Ninja

Este viernes (25), fecha que marca el Día Latinoamericano y Caribeño de la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres, los movimientos convocan a la manifestación "Ni una menos! Basta de violencia contra las mujeres", a las 14h, en la Plaza del Patriarca, cerca del edificio de la Alcaldía de São Paulo, en el centro de la capital paulista. Allí, las mujeres deben confeccionar carteles, folletos, además habrá presentaciones musicales y teatrales hasta las 18h, cuando el acto seguirá su marcha rumbo al Viaduto de Chá, vía Largo de Paissandú, terminando en la Plaza de la República.

El acto está siendo convocado por más de 20 entidades, como la Marcha Mundial de las Mujeres, la Central Única de Trabajadores (CUT), el Levante Popular de la Juventud, la Articulación Sindical y Popular de Mujeres Negras y los colectivos Juntos y RUA.

Feminicidios

En un año marcado por los 10 años de la Ley Maria da Penha, pero también por los casos de extrema violencia como la violación colectiva de una adolescente carioca y el asesinato de una joven argentina de 16 años, Carla Vitória, militante de la Marcha Mundial de Mujeres, afirma que el momento histórico es propicio para establecer relaciones entre estos episodios y la intensificación del conservadurismo.

"Eso se expresa también en el control del trabajo, de la vida y de la sexualidad de las mujeres a través da violencia sexista y del aumento de la barbarie con que los crímenes contra las mujeres son cometidos" , dice.

Las organizadoras también se inspiraron en la escalada de movilizaciones y resistencia feminista en todo el mundo, como o "Ni Una Menos", en Argentina. El lema de este año es "Ni una menos, ni un derecho menos", que cuestiona el aumento del feminicidio en Latino América.

En octubre, los movimientos feministas argentinos convocaron a la primera huelga nacional de mujeres ante la conmoción por la ola de violencia de género. En una semana, hubo siete casos de feminicidio en el país divulgados por la prensa.

Violencia y Feminicidio en América Latina y El Caribe

En 2014, 2.089 mujeres fueron asesinadas solo por ser mujeres

En 2013, 4.762 asesinatos, una media de 13 diarios

12 mujeres latinoamericanas y caribeñas son asesinadas cada día

Países con las tasas más altas de feminicidio

Honduras

El Salvador

República Dominicana

Guatemala

Países con legislación específica

México

Honduras

El Salvador

República Dominicana

Guatemala

Nicaragua

Costa Rica

Panamá

Colombia

Ecuador

Perú

Bolivia

Brasil

Chile

Venezuela y Argentina consideran las cuestiones de género como agravantes de los homicidios

Datos: Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL)

Feminicidio en Brasil

Brasil tiene una tasa de feminicidio estimada en 4,8 muertes por cada 100 mil mujeres, la quinta mayor del mundo

En los últimos 10 años

La tasa de homicidio de mujeres negras creció 54%

La tasa de homicidio de mujeres blancas se redujo 9,8%

Datos: Organización Mundial de la Salud y Mapa de la Violencia, 2015

América Latina

Según datos de la Comisión Económica para América Latina y El Caribe (CEPAL), 12 mujeres latinoamericanas y caribeñas son asesinadas todos los días. En 2014, fueron 2.089 mujeres muertas en la región. Honduras, El Salvador, República Dominicana y Guatemala son los países con las tasas más altas de feminicidio.

Esto ocurre incluso con el avance de la legislación en el continente: 16 países de la región consideran el feminicidio como crimen penal o las cuestiones de género como agravante de homicidio. El Brasil, por ejemplo, tipificó la práctica en su código penal en 2015 para crímenes que involucran "violencia doméstica e familiar y/o menosprecio o discriminación a la condición de mujer”.

Carla Vitória, sin embargo, sostiene que es necesario pensar en acciones que vayan más allá del tratamiento de las consecuencias del acto violento. "Poco adelanta el Estado en reconocer que las mujeres son asesinadas solo por ser mujeres sin realizar acciones de prevención contra la violencia", criticó.

En este sentido, ella afirma que poco trabajo de prevención esta siendo realizado en el país. "Al contrario, existen discusiones que pretenden retirar lo poco que se tiene de discusión sobre la desigualdad, como el proyecto que piensa retirar la “ideología” de género de las escuelas [Escuela sin Partido]", puntúa.

La tasa de feminicidio estimada entre las brasileñas es de 4,8 por cada 100 mil mujeres – la quinta mayor del mundo, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Sandra Mariano, miembro de la Coordinación Nacional de Entidades Negras, recuerda también la reducción de la representatividad de las mujeres en los ministerios a nivel federal, y la posibilidad de disminución de las secretarías que enfrentan las agendas de las minorías en la ciudad de São Paulo.

"Después de décadas construyendo las secretarías de las mujeres y de la promoción de la igualdad racial, hoy vemos un golpe contra las políticas a favor de las mujeres, los negros y negras y la juventud", señaló.

Respecto a las mujeres negras, la tasa de homicidio creció 54% nos últimos 10 años, mientras que las muertes de mujeres blancas cayeron 9,8%. Los datos del Mapa de la Violencia de 2015. "El aumento de este índice es inaceptable, se realizan algunas veces acuerdos con los hombres que asesinaron y violaron a sus compañeras. No vamos a aceptar retrocesos en la legislación", declaró Sandra.

Memoria

El Día Latinoamericano y Caribeño de la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres es una fecha histórica que recuerda el asesinato, en 1960, de las hermanas Mirabal Reyes durante la dictadura de Trujillo en la República Dominicana. "El movimiento feminista se reúne en esta fecha para denunciar la violencia y proponer estrategias de enfrentamiento de la desigualdad entre hombres y mujeres", explicó Carla Vitória.

 

Edición: Camila Rodrigues da Silva