Justiça

Responsable por juzgar casación de Temer, Gilmar Mendes viaja con el presidente

Delegación brasileña viajó a Portugal para acompañar velorio del ex-presidente Mario Soares

Brasil de Fato | São Paulo (SP)

,
Presidente no electo Michel Temer durante encuentro con el Presidente de la República Portuguesa, Marcelo Rebelo de Sousa / Isac Nóbrega

El presidente no electo Michel Temer (PMDB) viajó a Portugal el martes (10) para acompañar la ceremonia fúnebre del ex-presidente Mario Soares, gran combatiente de la dictadura salazarista en el país europeo, muerto el último sábado (7). En la comitiva que lo acompaña, Temer incluyó al ministro Gilmar Mendes, que preside el Tribunal Superior Electoral, corte responsable por juzgar el proceso de casación del binomio Temer-Dilma que se postuló para la Presidencia de la República en las elecciones de 2014.

Además del ministro, la comitiva brasileña contó con el ex-presidente José Sarney, el ministro-jefe de la Casa Civil, Eliseu Padilha, y el subsecretario-general del Ministerio de Relaciones Exteriores, Fernando Simas Magalhães. Antes de participar de las ceremonias de homenaje a Mario Soares a ser realizadas hoy, Temer tendrá una reunión con Marcelo Rebelo de Souza, actual presidente portugués, con duración prevista de 30 minutos.

La casación

Las indagaciones judiciales sobre el binomio Dilma-Temer comenzaron para investigar si la campaña electoral habría sido financiada con recursos públicos desviados. El poder Judicial desea saber si tres de las empresas gráficas que prestaron servicios para la alianza PT-PMDB tenían condiciones operacionales para hacerlo, o si habrían sido contratadas como forma de encubrir gastos ilícitos de la campaña.

Todavía no hay fecha establecida para cualquier definición. Después de que el ministro Herman Benjamin, relator de la acción de casación, autorizó el cumplimento de 20 ordenes de búsqueda y captura dentro de la acción investigativa, el TSE prevé que los resultados sean proporcionados apenas en el segundo semestre de este año.

A comienzos de noviembre, la defensa de la ex-presidenta Dilma Rousseff (PT), removida por un proceso de impeachment ilegítimo, presentó al TSE documentos que indicaban el traspaso de US$ 350 mil hecho por la empresa Andrade Gutierrez a la cuenta del entonces candidato a vice, Michel Temer.

Al proceso también fue anexada una copia del cheque del PMDB, firmado por el tesorero del partido, senador Eunício de Oliveira, nominal la “Elección 2014 Michel Miguel Elias Temer Lulia Vice-Presidente”, firmado el 10 de julio de 2014. El monto tuvo como donadora original a la empresa Andrade Gutierrez. Extratos bancarios de cuatro días después comprueban el depósito.

Directas Ya

Paralelamente a las indagaciones, el debate en el escenario político y en las manifestaciones de los movimientos populares, gira en torno de la posibilidad de sean realizadas elecciones directas para escoger la Presidencia de la República — en caso de que el binomio de Temer sea casado.

De acuerdo con el Artículo 81 de la Constitución Federal de 1988, en caso de vacancia del cargo en los últimos dos años de mandato — que seria el caso del actual gobierno —, la elección debería ser indirecta. Los responsables por tomar la importante decisión, así, serían los 513 diputados federales y 81 senadores, que de largo no representan todas las perspectivas de la población brasileña.

Mientras tanto, la nueva versión del Código Electoral, modificado en 2015 dice, en el artículo 224, que la elección indirecta solo debe suceder en los casos en que la casación del binomio ocurriese en los últimos seis meses de mandato.

En medio de esto, los movimientos populares claman por elecciones directas para preservar el orden democrático y permitir que el país legitime, a través del voto, un nuevo presidente y vice que tengan apoyo del pueblo para gobernar. Datos del instituto Datafolha de noviembre del año pasado mostraron que más del 60% dos brasileños quiere la renuncia de Temer seguida de elecciones directas para la presidencia.

Edición: José Eduardo Bernardes