Salud

Ex primera dama de Brasil Marisa Leticia sigue en estado grave, pero estable

Junto al ex presidente Lula, Doña Marisa ha sido blanco de los miembros de la fuerza tarea de la Operación Lava Jato

Brasil de Fato | São Paulo (SP)

,

Ouça a matéria:

Según Kalil Filho, la ex primera dama fue colocada en coma inducido este miércoles (25) / Fabio Rodrigues Pozzebom/Agência Brasil

El estado de salud de la ex primera dama de Brasil, Marisa Leticia Lula da Silva, de 66 años, aun es grave. Ella sufrió un accidente cerebrovascular (ACV) este martes (24) y está internada en el Hospital Sirio-Libanés, en São Paulo (SP).

Al fin de la tarde de este martes, la esposa del ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva fue sometida a un procedimiento de arteriografía cerebral para detener la hemorragia en su cerebro. Este miércoles (25) ella fue colocada en coma inducido. El médico de la familia, el cardiólogo Roberto Kalil Filho, dijo a la prensa que el cuadro es delicado, pero su estado de salud es estable. Aun no se sabe cuando le darán el alta.

Según Kalil Filho, la ex-primera dama ya tenía un aneurisma, una vena cerebral con una malformación, diagnosticada hace diez años.

En la mañana del martes, Lula participó de un evento con metalúrgicos en São Bernardo del Campo y, después de saber del ACV de la esposa, fue al hospital. Él se pronunció sobre la internación en su cuentea en Twitter y dijo que estaba "haciendo fuerza para que ella se recupere pronto".

Lava Jato

Junto al ex presidente Lula, Doña Marisa ha sido blanco constante de los miembros de la fuerza tarea de la Operación Lava Jato. Ella es acusada en dos acciones penales y debe responder por los crímenes de corrupción pasiva y lavado de dinero.

Los abogados de la ex primera dama afirman que las acciones son un "delirio acusatorio" y una persecución de carácter partidario, cuyo objetivo seria minar una eventual candidatura de Lula a la reelección en 2018. La semana pasada, un renombrado grupo de doce diputados del Partido Demócrata estadounidense clasificó las acciones del juez Sérgio Moro como “tendenciosas e injustificadas”, habiendo comprometido “gravemente los derechos legales de Lula”.

En la primera acción, Marisa es acusada de corrupción pasiva y lavado de dinero por una reforma hecha por la constructora OAS en un triplex en Guarujá, litoral de São Paulo, que aún no fue comprobado que pertenece a la familia. En el segundo proceso se investiga si la empresa Odebrecht habría financiado a la pareja para la compra de un terreno para la construcción del Instituto Lula y para la adquisición del apartamento donde residen en la ciudad de São Bernardo del Campo, interior del estado de São Paulo.

En el transcurso de la Operación Lava Jato, la ex primera dama vio audios y conversaciones triviales de su familia siendo expuestas en filtraciones autorizadas por el juez Sérgio Moro. En marzo de 2016, la Policía Federal intervino, por ejemplo, una llamada entre ella y su hijo Fábio Luís Lula da Silva, Lulinha, en la que mostraba decepción con los cacerolazos contra el Partido de los Trabajadores (PT) en la ciudad.

Vida

Hija de Antonio João Casa y Regina Rocco, Doña Marisa nació en una familia de inmigrantes italianos. Conoció a Lula en 1973, cuando su familia ya residía en São Bernardo del Campo.

Ella comenzó su vida política militando en el Sindicato de Metalúrgicos de ABC, donde Lula fue electo presidente en 1975, un año después se casaron. Ella fue responsable de cortar y coser la primera bandera del PT, hecha a mano en casa.

En 1980, cuando Lula y diversos sindicalistas estaban presos en las grandes huelgas del período, ella lideró una caminata de mujeres en protesta contra la criminalización de los sindicalistas. En esa época, incluso con Lula preso, las reuniones eran realizadas ilegalmente en su casa, aún en el período de la dictadura militar brasileña.

El 1º de enero de 2003, Marisa Leticia se volvió primera dama y fue considerada discreta en el puesto. Doña Marisa es madre de cuatro hijos — Marcos Cláudio, del primer matrimonio, y Fábio Luís, Sandro Luís y Luís Cláudio, con Lula — y abuela de dos nietos.

 

Traducción: Pilar Troya