DISCRIMINACIÓN

Despido pos maternidad | Legislación brasileña perjudica situación laboral de madres

Aumento del período de estabilidad y de la licencia de paternidad son algunas soluciones defendidas por especialistas

São Paulo

,
Brasil de Fato / Pixabay

Brasil de Fato escuchó las historias de diez mujeres que fueron despedidas después de volver de la licencia de maternidad, un reflejo de la triste realidad expuesta en una investigación de la Fundación Getúlio Vargas, que mitad de las brasileñas pasa por esa situación. Sin embargo, los despidos de mujeres madres en ese contexto no van contra la actual legislación brasileña. 

La abogada laboral Mariana Serrano, cofundadora de la Red Feminista de Juristas, explica que actualmente las madres tienen derecho a licencia de maternidad por un período de cuatro meses y estabilidad en el empleo desde el momento que se descubre la gestación hasta el quinto mes después del parto. 

Generalmente, las gestantes optan por juntar el tempo de la licencia con los 30 días de vacaciones. Por eso, las mujeres acaban siendo despedidas así que retornan al servicio. 

"Es difícil llevar eso a los tribunales porque nosotros todavía tenemos estructuras misóginas en esos lugares. Entonces aún es extremamente legalista. Es difícil llevar ese despido al tribunal y decir que fue discriminatorio, que la mujer tiene un hijo y que la empresa mira eso como un problema. La mujer tendría que probar eso y es muy difícil probar esas cosas, lamentablemente. Entonces  nuestro problema es bien estructural mismo", dijo.

De acuerdo con datos del Tribunal Superior de Trabajo obtenidos por este reportaje, entre enero y mayo de este año, la Justicia de Trabajo recibió 9.601 casos que tratan de la indemnización de embarazadas o pedidos de reintegración en el cargo, a pesar de que la clasificación del órgano no deja claro si todas las acciones están relacionadas a despidos durante la licencia de maternidad. 

Una de las madres entrevistadas por este reportaje, la abogada Graziella Branda, fue despedida a los tres días de volver de la licencia. Ella cuenta que la persona que la substituyó fue contratada la semana siguiente a su parto. Según la abogada, la judicialización de casos como el suyo es bastante común.   

"Mi marido es juez de trabajo, él juzga esto todo el día. Todos los días tiene acciones de embarazadas despedidas durante la licencia. Me pagaron todo completo pero, para ellos, lo que importa es la productividad. Entonces en el momento que, incluso embarazada, usted necesita ausentarse al médico porque está pasando mal, por una consulta, o, en mi caso, tuve un problema de sangrado, ya no era más útil", recordó. 

En muchos casos, los patrones hacen que el ambiente de trabajo sea malo, para forzar una renuncia. Fue lo que sucedió con la arquitecta Ana Bueno, que pidió que su nombre verdadero no sea revelado. "Pero dije que no iba renunciar porque iba perder todos mis derechos mientras estaba amamantando y no iba conseguir otro empleo mientras mi hijo fuera bien pequeño", dijo.

Ella también cuenta que llegó a ir al Ministerio de Trabajo para tratar de llevar a la empresa a la justicia, pero no llevó el caso adelante: "Conversé con un ayudante, le expliqué todo lo que estaba pasando, y él me dijo que había que ir a la justicia, porque además de todo me estaban presionando para que renuncie porque no podían mandarme enseguida".

El despido de mujeres que acaban de ser madres es un asunto poco cuestionado en Brasil. Con el desmonte de derechos impuesto por el gobierno de Michel Temer (PMDB), la situación laboral de las embarazadas y las mujeres que acaban de ser madres en el país puede sufrir un gran retroceso. 

La Reforma Laboral, por ejemplo, sancionada el día 13 de julio de este año, volvió a permitir la actuación de embarazadas y lactantes en locales insalubres.  Para la abogada, la triste estadística expuesta en la investigación de la Fundación Getúlio Vargas podría ser cambiada con un aumento del período de estabilidad. Otra medida esencial para el fin de esta discriminación, sería reconocer la importancia de la licencia de paternidad, aumentando su duración. 

"A mí me encanta tomar el ejemplo de Alemania, donde la mujer tiene hasta un año de estabilidad en el que puede permanecer alejada del trabajo recibiendo remuneración y el hombre también puede hacer lo mismo por igual período. Eso muestra mayor efectividad, muestra que la sociedad entiende que el trabajo de cuidado es de las dos personas que constituyen la familia. La [licencia] del hombre es ridícula, cinco días, que pueden aumentar a 20 si fuera una empresa ciudadana. O sea, la ley está diciendo claramente que la responsabilidad es de la mujer", criticó.

Para acceder a los otros reportajes del especial “Despido Post Maternidad”, acceda aquí y aquí

Edición: Simone Freire (site) / Camila Salmazio (Radioagência) | Traducción: Pilar Troya