CONFINAMIENTO

"Iré hasta las últimas consecuencias para probar mi inocencia", dice Lula a senadores

Ex presidente reclama por el aislamiento impuesto por la Polícia Federal, pero mantiene buena relación con los celadores

11 senadores de la Comisión de Derechos Humanos visitan a Lula en la sede de la Superintendencia de la Policía Federal en Curitiba
11 senadores de la Comisión de Derechos Humanos visitan a Lula en la sede de la Superintendencia de la Policía Federal en Curitiba - Ricardo Stuckert

Una comitiva de senadores integrantes de la Comisión de Derechos Humanos del Senado realizó, este martes (17), una diligencia en la Superintendencia de la Policía Federal (PF) en Curitiba, donde, desde hace poco más de una semana, el ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva cumple prisión provisional por orden del juez de primera instancia Sergio Moro.

Los senadores afirmaron que la estructura de la sala donde mantienen a Lula - un alojamiento convertido en celda sin rejas y con baño privado– es adecuada y el tratamiento recibido de parte de los agentes responsables por su seguridad es profesional, pero reclamaron lo que clasificaron como "confinamiento en solitario" sufrido por Lula.

"Tenemos muchos pedidos de visitas; Lula tiene muchos amigos. Es una barbaridad esta situación… ¿Cómo no dejan a un ex presidente que no fue juzgado en segunda instancia, porque [el caso] aún está yendo al [Tribunal] Supremo, recibir visitas? ¿Qué es eso? ¿Es régimen de excepción? Es flagrante el irrespeto a los derechos humanos", afirmó la senadora por el estado de Paraná, Gleisi Hoffman, presidenta nacional del Partido de los Trabajadores (PT), resaltando que esperan autorización para visitar a Lula, entre otras personalidades de renombre nacional e internacional, el ex presidente del Uruguay, Pepe Mujica, y Adolfo Pérez Esquivel, premio Nobel de la Paz en 1980 por su actuación en defensa de los derechos humanos durante la dictadura militar argentina. 

Según el senador por el Partido de los Trabajadores (PT) Paulo Paim, a pesar del aislamiento, el ex presidente puede oír los discursos realizados en el campamento Lula Libre, que reúne cerca de 2 mil personas al lado de la sede de la PF, y se muestra confiado. "Fue una visita impresionante y gratificante por la tranquilidad que demuestra el presidente. Mostrando preocupación por el pueblo brasileño, por las instituciones y la libertad de todos, no por la suya propia", contó.

El senador gaucho relató además que Lula afirmó que "no faltó invitación" para que dejara el país antes que su orden de detención fuera expedida, pero que no fue porque pretende "ir hasta las últimas consecuencias para probar mi inocencia". "Yo sé porque estoy preso: por lo que hice por los pobres de este país", dijo además Lula, según el senador Lindbergh Farias, también del Partido de los Trabajadores (PT). Frente a la reacción de tristeza de los senadores por su encarcelamiento, Lula habría también alertado: "no quiero saber de lloros!".

"Lula dijo: la palabra es resistencia", relató la senadora Regina Sousa (PT). "Entonces, si la policía viene a sacarlos a ustedes [refiriéndose a los acampados], finjan que están saliendo, pero vuelvan. La importancia del buen día que le dan todos los días hace toda la diferencia", completó la senadora.

El senador que redactará el informe de la diligencia, João Capiberibe (PSB), afirmó que su texto indicará que Lula no está teniendo derecho a las visitas previstas en la Ley de Ejecuciones Penales. "¿Es un preso político o no lo es? Un hombre que tiene hoy 30%, 35% de la preferencia del electorado brasileño. O sea, un caso rarísimo en la historia de Brasil. Nuestra visita hoy fue una disposición de la Comisión de Derechos Humanos del Senado, pero no deja de ser una visita política, porque Lula es un preso político.

"¿Si Lula no estuviera primero en las encuestas, estaría preso? Tenemos la convicción de que no. Hoy se cumplen dos años del golpe, y el golpe sigue en curso con la prisión de Lula", afirmó la senadora Vanessa Grazziotin (Partido Comunista de Brasil, PCdoB).

Además de acompañar, por el sonido, el movimiento de militantes y seguidores a su favor afuera de la PF, Lula ha leído las cartas enviadas de todo Brasil a Curitiba, además de libros: después de terminar La élite del atraso, del historiador Jessé de Souza, el ex presidente ahora comenzó la lectura de Homo Deus, del profesor israelí Yuval Harari. 

Robo de documentos

La presidenta del PT, Gleisi Hoffmann, aprovechó la oportunidad de la visita de los senadores para divulgar el crimen cometido en la noche de ayer (16) contra el vehículo de uno de los asesores de Lula, que llevaba a la sede de la PF ropas y ropa de cama limpias, cartas de seguidores y documentos, inclusive el pasaporte del ex presidente. "Ya hubo una serie de abusos contra el ex presidente Lula y ahora sus objetos son hurtados. La Secretaria de Seguridad Pública de Paraná necesita ser muy responsable en la investigación de este caso. Puede haber sido un hurto casual, pero puede haber sido otra cosa; puede haber venido de personas que los siguieron y vieron por donde andaban los asesores del presidente", dijo Gleisi. 

Edición: Diego Sartorato | Traducción: Pilar Troya