ANÁLISIS

Latifundios en Brasil: producen y emplean menos personas, pero concentran más tierra

En entrevista con Brasil de Fato, Gilmar Mauro, dirigente nacional del MST, analiza el Censo Agropecuario 2017

Leia a notícia em português | Read in English | Brasil de Fato | São Paulo (SP)

,
Gran parte de la mano de obra pagada en el campo está en las propiedades de hasta 50 hectáreas / Elza Fiúza/Agencia Brasil

El Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE) divulgó, este jueves (26), resultados preliminares del Censo Agropecuario de 2017.

Con un presupuesto reducido con relación a ediciones anteriores, el análisis presenta datos sobre la estructura agraria, perfil de los productores y propietarios rurales, arrendamiento y uso de agroquímicos, entre otras informaciones.

En entrevista con Radio Brasil de Fato, Gilmar Mauro, de la dirección nacional del Movimiento de Trabajadores Rurales Sin Tierra (MST) analizó los resultados del Censo Agropecuario.

A continuación algunos fragmentos de la entrevista.

Brasil de Fato: Con base en los datos del censo, ¿qué se puede concluir sobre la situación de la concentración fundiaria en Brasil?

Gilmar Mauro: Pienso que el IBGE [Instituto Brasileño de Geografía y Estadística] innovó al presentar datos nuevos sobre las propiedades con más de 10.000 hectáreas en Brasil, lo que caracteriza, de hecho, la abismal diferencia socioeconómica en la realidad brasileña. Sólo 2.400 haciendas con más de 10.000 hectáreas ocupan más tierra que la mayoría de las propiedades que están en manos del pueblo, que producen alimentos y que son las emplean la mayor parte de la mano de obra en el campo, esto es las pequeñas propiedades de hasta 50 hectáreas.

Se hace evidente la dificultad de sacar conclusiones aún porque se presentaron los datos hoy. Sin embargo, se puede afirmar, con cierto grado de certeza, que permanece la concentración de tierra. [Brasil] es uno de los países con mayor concentración de tierra. Y a pesar de toda la lucha por la tierra, por la demarcación de territorios indígenas, quilombolas [territorios ancestrales de afrodescendientes], que de modo evidente avanzó en el último período, hay indicios de mayor concentración de tierra.

También hay otro lado interesante, que es el incremento del arrendamiento. Y se trata de un arrendamiento de tipo capitalista en varias regiones del país y para la producción de monocultivos fundamentalmente.

En relación a la disminución del número de productores individuales, ¿qué representa?

Concentración. Concentración en la parte más capitalista, la agroindustria. Aumentó la cantidad de tierras de los grupos capitalistas. Y son esos grupos que dominan e hicieron subir los datos sobre arrendamiento en el campo.

Por otro lado, en la parte opuesta, los pequeños agricultores perdieron terrenos, perdieron espacio. Sea por ingresos, sea por las condiciones precarias que existen hoy en Brasil. Entonces hay una disminución en los números y en las tierras. Lo que evidentemente demuestra que el proceso de concentración de tierra a lo largo de esa década se incrementó en Brasil y no al contrario, incluso con las políticas públicas y cierta reforma agraria que se establecieron.

Ahora, lo que los datos no demuestran es que la pequeña agricultura es la que emplea a la mano de obra y la que produce alimentos en Brasil. Gran parte de la mano de obra pagada en el campo está, fundamentalmente, en las propiedades de hasta 50 hectáreas, que son las que están disminuyendo.

Por otro lado, las grandes propiedades que aumentan la cantidad de tierra y la concentración de la misma son las que emplean menos y producen menos alimentos para el pueblo brasileño porque están dirigidas a la exportación. Y son para la producción de grandes monocultivos, con más tecnología, aumento del número de tractores, pero dirigidas para la exportación.

Edición: Tayguara Ribeiro | Traducción: Luiza Mançano