PRIVATIZACIONES

Buscan desmantelar el BNDES, responsable por desarrollar infraestructura en Brasil

Desde el golpe contra Dilma Rousseff, el banco público redujo drásticamente las inversiones en grandes obras

Leia em português | Brasil de Fato, en São Paulo

,
La institución tiene una función estratégica para el país en la apreciación de dos ex presidentes del BNDES / Agencia Brasil

El Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (BNDES) es uno de los instrumentos más importantes para la recuperación del crecimiento del país y también para la generación de empleos, según el economista Thiago Mitidieri, presidente de la Asociación de Funcionarios del BNDES (AFBNDES). Según él, el banco es responsable por los principales financiamientos en grandes obras de infraestructura, y ninguno de los funcionarios del cuerpo técnico estuvo involucrado en denuncias de corrupción. Sin embargo, es ese estigma que viene a la superficie cuando gobiernos de carácter privatista intentan atacar la credibilidad de la institución.

De 2007 a 2017, el BNDES invirtió R$ 509.500 millones (US$ 131.000 millones) en obras de infraestructura, 287% más que los R$ 131.600 millones (US$ 34.000 millones) que fueron colocados entre 1997 y 2007.

A pesar de la importancia de los resultados a largo plazo, el BNDES enfrenta en los últimos años, durante el gobierno golpista de Michel Temer (Movimiento Democrático Brasileño), un intento de desmantelamiento dentro de un proceso de recuperación de las privatizaciones de empresas públicas – una política antinacional respaldada por el equipo del presidente electo, Jair Bolsonaro (PSL).

Brasil de Fato entrevistó a dos ex presidentes de la institución sobre la función estratégica del BNDES. La gestión de Carlos Lessa duró de enero de 2003 a noviembre de 2004. El economista Luciano Coutinho presidió la institución entre mayo de 2007 y mayo de 2016.

En el período después del golpe contra la presidenta Dilma Rousseff, el banco redujo drásticamente sus inversiones en infraestructura. En 2017, fueron apenas R$ 70.700 millones (US$ 18.253 millones), 19,8% menos que los R$ 88.200 millones (US$ 22.771 millones), de 2016. Esta fue la menor colocación de recursos para obras de infraestructura desde 2008. Un año antes del Mundial de Fútbol en Brasil, la inversión fue de R$ 190.400 millones (US$ 49.157 millones). Y en el año de la Copa fueron R$ 187.800 millones (US$ 48.486 millones) más.

"El BNDES financia todos los tipos de infraestructura, desde los grandes proyectos de distribución de energía, a la generación. Los proyectos de logística importantes como construcción de carreteras, ampliación de carreteras, construcción de puertos", dijo Luciano Coutinho. 

En las ciudades grandes del país, el dinero del BNDES es fundamental en la mejora del transporte urbano con recursos destinados a los metros y corredores rápidos de autobús. Además de eso, es uno de los principales inversionistas en obras de mejora de las telecomunicaciones. De acuerdo con Coutinho, tener financiamiento aprobado por el BNDES también es una referencia para la calidad y consistencia del proyecto, pues el análisis de los técnicos es siempre riguroso.

Sobre la caída en las inversiones hechas por el banco en los últimos años, el economista cree que se trata de una reacción natural del mercado ante la crisis. 

"Primero, el país pasó por una crisis muy profunda, con una recesión en 2015, 2016 y parte de 2017. Y el crecimiento de 2017 y 2018 fue muy débil. Entonces, el incentivo al crecimiento por parte del propio mercado es un incentivo reducido", dijo. 

El economista Carlos Lessa, ex presidente del BNDES, al comienzo del gobierno de Lula creó, en 2003, una política de reuniones semanales con la prensa para garantizar la transparencia del banco de inversiones y evitar rumores. En esos encuentros con los medios, Lessa aprovechaba para destacar las realizaciones del banco, manteniendo en sigilo las negociaciones en camino. El método fue fundamental para solidificar la confianza del mercado en el BNDES. 

"Los patrones de comportamiento del BNDES continúan los mismos. Es una de las instituciones brasileñas que tienen patrones más sólidos de actuación", dijo Lessa.

El BNDES fue creado en la década de 1950, después del final de la Segunda Guerra Mundial, con el propósito de acelerar el desarrollo del país, planeando un crecimiento ordenado en varios sectores y actuando en proyectos que no forman parte de las metas de inversiones de los bancos particulares.

"Si la propuesta es la industrialización y si el proyecto es esencial para el desarrollo industrial, el BNDES incorpora la dimensión de la aprobación de otros proyectos que viabilizan esa propuesta", dijo Lessa.  

De forma general, según Lessa, el BNDES tiene la función estratégica de garantizar los recursos necesarios para el financiamiento de "paquetes" de desarrollo en las más diversas áreas.

Edición: Tayguara Ribeiro | Traducción: Pilar Troya