CRIMEN AMBIENTAL

Confirman 60 muertos en el cuarto día de búsqueda en la represa de Brumadinho

Los equipos de rescate siguen trabajando en el local. Otras 192 fueron encontradas con vida y 292 siguen desaparecidas

Leia em português | Brasil de Fato | São Paulo (SP)

,

Ouça o áudio:

Equipos de rescate empiezan cuarto día de búsqueda en la región de Brumadinho, Minas Gerais, donde una represa se rompió el último viernes / Mauro Pimentel/AFP

Los equipos de rescate confirman que, hasta el momento, rescataron 60 cuerpos y encontraron a 192 personas con vida después de la ruptura de una represa de la empresa minera Vale, en el municipio de Brumadinho, en Minas Gerais, el pasado viernes (25). Otras 292 siguen desaparecidas. De los 60 muertos, solo 19 fueron identificados.

Un grupo de 136 militares israelíes llegó a Brumadinho este lunes (28) para ayudar en el cuarto día de búsqueda.

También este lunes por la mañana, ministros y especialistas se reunieron en el Palacio del Planalto [sede del gobierno brasileño], en la capital del país, Brasília.

Según la empresa Vale, fueron derramados 12 millones de metros cúbicos de relaves tras la ruptura de la represa. La minera anunció este lunes la suspensión del pago de dividendo a sus accionistas y del pago de bonus a sus ejecutivos y la creación de dos comités para acompañar la tragedia. Los integrantes de los comités “independientes” serán elegidos por la minera, lo que generó una fuerte crítica por parte de los movimientos sociales.

Desde São Paulo, la fiscal general de la República, Raquel Dodge, afirmó que los ejecutivos de la empresa pueden ser penalizados por la tragedia.

Protocolo de emergencias

El último domingo (27), sonó una sirena de alerta debido al riesgo de ruptura de una otra represa. Cerca de 24 mil habitantes dejaron sus casas y tuvieron que buscar refugio en otros lugares de la región. Aunque hubieran protocolos de emergencia, los habitantes informaron que no sonó ninguna sirena en el momento que se rompió la represa el último viernes (25).

A siete kilómetros del lugar donde se rompió la represa, la ola de barro tóxico llegó al río Paraopeba, un afluente del río São Francisco. Según el Servicio Geológico de Brasil, el lodo atravesó 46 kilómetros en el río y se estima que atravesará otros 310 kilómetros antes de desembocar en la central hidroeléctrica de Retiro Baixo, donde las autoridades esperan contener el lodo.

Edición: Tayguara Ribeiro | Traducción: Luiza Mançano