RESISTENCIA

Frente Brasil Popular: la prioridad es construir un proyecto de desarrollo nacional

En su 3ª Conferencia, el grupo afirma que su reto será construir una propuesta popular, feminista y antirracista

Leia em português | Brasil de Fato | São Paulo (SP)

,
Militantes participan del acto de apertura de la conferencia del Frente Brasil Popular / Foto: Guilherme Gandolfi

La 3ª Conferencia Nacional del Frente Brasil Popular, que reúne movimientos populares, organizaciones sindicales y partidos políticos de Brasil, se realizó el último fin de semana, los días 30 y 31 de marzo. El evento tuvo lugar en la Escuela Nacional Florestan Fernandes (ENFF), del Movimiento de Trabajadores Rurales Sin Tierra (MST), que está ubicada en el municipio de Guararema, en la región metropolitana de São Paulo (SP), y participaron aproximadamente 300 militantes de todo el país. La propuesta del encuentro fue debatir la construcción de un frente amplio de resistencia contra el gobierno del presidente Jair Bolsonaro (Partido Social Liberal). La expresidenta brasileña Dilma Rousseff (Partido de los Trabajadores) participó del acto de apertura de la conferencia.

Al cierre del encuentro, el Frente Brasil Popular divulgó una carta con los principales puntos debatidos durante el evento. En uno de los fragmentos, los partidos, movimientos y organizaciones populares que conforman el frente afirman que “ante la consolidación de un escenario de multipolaridad global en el sistema de naciones, el imperialismo reacciona intentando reafirmar su hegemonía a través de diversas formas de ataque, especialmente en América Latina, conformando un ambiente global que ha servido al crecimiento de la extrema derecha”.

Según la nota, “ante la ofensiva de sectores ultraliberales y reaccionarios, hay que coordinar la organización popular junto a movimientos y acciones que incluyan diversos sectores, movimientos sociales y entidades de la sociedad civil movilizados en defensa de la democracia, de las libertades democráticas, de los derechos civiles y políticos de del pueblo brasileño y de la soberanía nacional”.

Lea la nota completa:

El Frente Brasil Popular (FBP), durante su III Conferencia Nacional, que tuvo lugar el 30 y 31 de marzo de 2019, en la Escuela Nacional Florestan Fernandes (ENFF), reunió a representantes de entidades nacionales y delegados de los estados, pertenecientes a diversos espacios organizativos que debatieron la crisis brasileña y actualizaron las tareas políticas de las fuerzas democráticas y populares.

El Frente Brasil Popular es fruto histórico de la movilización y articulación de luchas y banderas de movimientos sociales y de trabajadores y trabajadoras, continuidad de otras experiencias que cumplieron, en su momento, el papel de articular y movilizar la lucha por la democracia y por los derechos del pueblo brasileño.

El FBP en lucha contra más retrocesos

En el plano internacional la coyuntura se agravó. Queda claro que el sistema capitalista pasa por una crisis y busca una transición hacia nuevas formas de explotación, muchas veces reforzando que el capitalismo es incompatible con la democracia.

Ante la consolidación de un escenario de multipolaridad global en el sistema de naciones, el imperialismo reacciona intentando reafirmar su hegemonía a través de diversas formas de ataque, especialmente en América Latina, conformando un ambiente global que ha servido al crecimiento de la extrema derecha.

Eso se refleja directamente en la crisis brasileña. El proceso del golpe de 2016 se desplegó en el gobierno de Temer y sus medidas antipopulares, en la detención injusta del presidente Lula y en la elección de un candidato alineado a los sectores imperialistas, rentistas y entreguistas. El gobierno brasileño, antes altivo y constructor de paz, hoy representa una posición sumisa y alineada económica, social y políticamente con el imperialismo estadounidense.

El gobierno de Bolsonaro es un gobierno autoritario. Presenta una agenda de ultraliberalismo económico, de ultraconservadurismo con cercenamiento de las libertades individuales, asociado a la represión y criminalización de las luchas y movilizaciones populares.

La principal agenda del gobierno de Bolsonaro en este momento es la Reforma de las Pensiones. En la práctica, esta propuesta pone fin al derecho a la jubilación y desestructura la seguridad social al afectar al conjunto de la clase obrera, especialmente a las personas mayores, los campesinos, las mujeres y los afrodescendientes.

El gobierno de Bolsonaro empeora las desastrosas medidas del gobierno de Temer. Los resultados son una tasa de desempleo alta, el fin de los derechos laborales y los ataques a las organizaciones obreras, lo que empeora el escenario en las grandes ciudades debido a la ausencia de políticas públicas y sociales, un gran incremento de la violencia y estancamiento económico, profundizado por la PEC [Propuesta de Enmienda Constitucional] 95, conocida como la PEC del Techo de Gastos, que congela por 20 años las inversiones públicas en educación y salud.

El llamado “Paquete Anticrimen” del Ministro de Justicia, el ex juez Sergio Moro, representa el incremento de las medidas de excepción, que intenta legitimar la Operación Lava Jato, limita y criminaliza la lucha de las y los trabajadores y del movimiento popular, inclusive el derecho de manifestarse; por otro lado, incrementa el encarcelamiento de personas pobres y el genocidio de la juventud, en su mayoría negra. Queda claro en el orden del día la necesidad de derrotar la Reforma de las Pensiones y avanzar hacia la construcción de un proyecto de desarrollo nacional para responder a esta y otras cuestiones.

Se trata de poner en el centro de la lucha política la necesidad de un proyecto popular, feminista, anti-homofóbico y antirracista, que garantice el desarrollo, la soberanía nacional y la hegemonía de las fuerzas populares. Un proyecto centrado en la sostenibilidad de la vida y no en las ganancias, lo que va a exigir avances en el debate programático y, a la vez, un acumulado de las fuerzas populares organizadas.

Los desafíos del FBP en la coyuntura actual

El fortalecimiento del Frente Brasil Popular y de las acciones de los frentes, partidos políticos, centrales sindicales y movimientos sociales que lo componen son elementos esenciales.

Importantes temas aparecieron a lo largo de la III Conferencia, queremos profundizarlos en el debate estratégico del FBP y en nuestro diálogo con otras fuerzas democráticas y populares, especialmente el Frente Pueblo Sin Miedo y el Foro de las Centrales [ Sindicales].

EL fortalecimiento y sostenimiento de nuestro acumulado programático histórico no contradice la necesidad de avanzar hacia la construcción de un campo amplio de resistencia.

Ante la ofensiva de sectores ultraliberales y reaccionarios, hay que coordinar la organización popular junto a movimientos y acciones que incluyan diversos sectores, movimientos sociales y entidades de la sociedad civil movilizados en defensa de la democracia, de las libertades democráticas, de los derechos civiles y políticos de del pueblo brasileño y de la soberanía nacional.

Debemos desafiarnos a buscar otras fuerzas para la construcción de un paro general contra la Reforma de las Pensiones, más grande y más fuerte que el que se realizó contra la reforma laboral, atraviesa el acumulado de nuestro diálogo y trabajo colectivo, que vamos a intentar profundizar en los próximos meses.

Para sobrevivir a su propia crisis, el sistema capitalista vive una crisis y busca nuevas formas de explotación. Hay que comprender mejor cuestiones como: las nuevas relaciones laborales, incluso las reproductivas y de cuidado, el capital financiero transnacional, los riesgos para la democracia, los desafíos de la revolución tecnológica en la era de la información y de la comunicación y las nuevas estrategias de resistencia democrática.

En los próximos meses, nuestra prioridad será derrotar el proyecto de destrucción de la Seguridad Social Pública.

La Campaña Lula Libre es una agenda fundamental, que exige el esfuerzo y la responsabilidad del FBP. La prisión de Lula es un acto político y arbitrario, debemos reforzar las acciones y movilizaciones a un año de la prisión política del ex mandatario, así como seguir articulando y movilizando la resistencia en todo Brasil.

Del mismo modo, la defensa de Venezuela es la defensa de un símbolo de resistencia en América Latina. Debemos fortalecer la cultura de paz y la soberanía de los pueblos. Las agendas en defensa de la paz y en defensa de la soberanía de los pueblos amenazados por el imperialismo tienen el apoyo del FBP.

La defensa de la Democracia, de la Soberanía y de los Derechos Sociales son temas permanentes en el FBP. Seguiremos juntos en la defensa de la educación, al lado de estudiantes y profesores, defendiendo escuelas sin mordazas. Defendemos una sociedad sin ninguna forma de explotación, opresión y discriminación, buscando garantizar los derechos de las mujeres, negros, LGBT, quilombolas* y de toda la clase obrera.

Guararema, 31 de marzo de 2019.

*Habitante de un quilombo. Los quilombos son asentamientos rurales de población mayoritariamente negra, creados inicialmente por esclavos fugados.

Edición: Tayguara Ribeiro | Traducción: Luiza Mançano