BRICS DE LOS PUEBLOS

Capitalismo pone en riesgo las democracias e incluso la especie humana

La ponencia de esta mañana discutió los desafíos de la lucha popular ante la crisis capitalista internacional

“Hay una bifurcación entre capitalismo y democracia”, afirmó Jandira Feghali, una de las ponentes de la mesa
“Hay una bifurcación entre capitalismo y democracia”, afirmó Jandira Feghali, una de las ponentes de la mesa - Ihsaan Haffejee/New Frame

La escalada de tensión entre capitalismo y democracia alrededor del mundo fue tema del tercer panel del seminario internacional BRICS de los Pueblos.

La mesa “Crisis política internacional y lucha popular” realizada este martes por la mañana (12) abordó cómo las disputas en ámbito global influencian -- a través de desafíos y posibilidades -- la construcción de proyectos populares alternativos en cada país.

Andrey Pyatakov, del think tank Consejo Ruso de Asuntos Internacionales, caracterizó la actual coyuntura internacional a partir de la diferencia entre dos conceptos. En su opinión, la contradicción fundamental en el mundo sigue siendo entre “capital y trabajo”, es decir, entre trabajadores y sus explotadores. Esta tensión, sin embargo, estaría “latente”.

La oposición predominante en el ámbito internacional sería, según Pyatakov, entre Estados alineados a los intereses del capital financiero transnacional y países que buscan una especie de “desarrollo capitalista autónomo”.

Este antagonismo entre los dos modelos ha conllevado tensiones en diversas partes del mundo como, por ejemplo, el conflicto en Ucrania que, según Pyatakov, tenía por objetivo estratégico por parte de los sectores alineados al capital transnacional debilitar Rusia como parte de una “ofensiva global”.

“El mundo hoy no cuenta con una oposición frontal y directa, una contraposición, entre el capital global y el trabajo global. Estas fuerzas que incitan fuegos de guerra intentan imponer a la humanidad una dictadura neofascista, de los sectores más agresivos y reaccionarios del capital transnacional. Estos planes nefastos de esos sectores generan un peligro más grande y amenazan no solo a la democracia y los derechos conquistados por los trabajadores, pero también la vida humana”, defendió.

Ilam Shaheen Khan, integrante del recién formado Partido Socialista de los Trabajadores de Sudáfrica, analizó que la crisis capitalista transcurre desde hace más de una década, para la cual “la burguesía no ha presentado soluciones” y señaló un movimiento de intensificación del despojo de la mayor parte de la población mundial. 

“La crisis capitalista lleva a los gobiernos burgueses alrededor del mundo a atacar las conquistas sociales de las masas. El creciente desgaste de la base social y del apoyo popular a esos gobiernos, los llevan a apoyarse en leyes autoritarias y en la represión”, dijo.

La diputada federal Jandira Feghali, del Partido Comunista de Brasil (PCdoB), profundizó el análisis de Khan. En su perspectiva, no hay solo un incremento de la represión y del autoritarismo sino nuevas formas de comunicación, especialmente a través de internet, son utilizadas para la “construcción de formas de conciencia” fabricadas, lo que hace con que parte de los trabajadores se identifiquen ideológicamente con plataformas contrarias a sus intereses.

“Cada vez más se presenta una bifurcación entre capitalismo y democracia. Es imposible establecer una agenda tan profunda de desigualdades, crear una masa de [personas] desechables, sin suprimir la democracia. Este factor [comunicacional e ideológico] entró en el proceso generando cambios culturales. Ello cuenta en los procesos de tergiversación de la democracia”, afirmó.

Docente de la Universidad Federal del ABC, Giorgio Romano analizó cómo la disputa entre EE.UU. y China, principalmente después de la crisis de 2008, cuando el país asiático pasó a adoptar una posición más activa en la política internacional, representa el sustrato común de diversos focos de inestabilidad en el mundo.

“En la segunda década del siglo 21 el mundo asiste a la determinación de EE.UU. de reorganizar su hegemonía, con impactos sobre todos los integrantes del sistema internacional. Por otro lado, el estallido de China no solo como potencia económica sino ahora también con fuerza y voluntad para disputar el liderazgo tecnológico”, resumió. 

Romano defendió la tesis de que el capitalismo liberal, representado internacionalmente por Estados Unidos, se mostró incapaz de construir alternativas para solucionar los problemas que devastan la humanidad, como la deforestación y la creciente desigualdad social.

Su duda en este sentido sería la posibilidad de que el modelo chino represente una alternativa concreta a esas cuestiones. Romano reafirmó que todavía es difícil caracterizar con detalles el papel que China puede desempeñar en el escenario global aunque en su opinión el país sea deficitario en diversos sentidos.

“La crisis consiste precisamente en el hecho de que el viejo mundo se muere y el nuevo tarda en aparecer. En este interregno que vivimos hoy, una gran variedad de síntomas morbosos aparecen. El viejo resistirá hasta la muerte de todas las formas para mantenerse. La cuestión que se presenta es si la expansión del capitalismo chino forma parte del interregno o de la construcción del nuevo”, resumió.

Los BRICS dos Pueblos contarán aun con un último panel que será realizado este martes por la tarde (12). Después del cierre de la mesa realizada esta mañana, los presentes participaron de un acto de solidaridad con el pueblo boliviano y Evo Morales en la Embajada de Bolivia en Brasilia.

Acto de solidaridad en la Embajada de Bolivia en Brasilia, Distrito Federal, este martes (12). Foto: Ihsaan Haffejee

Edición: Rodrigo Chagas | Traducción: Luiza Mançano