ENTREVISTA

Bolivia | "Aceptamos nuevas elecciones incluso sin Evo Morales", dice ex canciller

Diego Pary Rodríguez actuó como embajador de Bolivia ante la OEA y dice que la entidad jugó un «mal papel» en el golpe

Leia em português | Brasil de Fato | São Paulo (SP)

,
Rodríguez habló sobre las perspectivas para restablecer la democracia en el país después del golpe contra Evo Morales / Foto: Pedro Stropasolas/Brasil de Fato

El Ministro de Relaciones Exteriores del gobierno de Evo Morales hasta el golpe de estado de noviembre de 2019 en Bolivia , Diego Pary Rodríguez estuvo en Brasil entre el lunes (25) y el martes (26) para reunirse con el ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva (PT) y fortalecer el apoyo internacional para la restauración de la democracia en su país.

En una entrevista con Brasil de Fato, el ex canciller dijo que el Movimiento por el Socialismo (MAS) del Partido Morales acepta nuevas elecciones, incluso si el presidente electo en octubre no puede presentarse. El objetivo es pacificar el país, marcado en los últimos días por la violencia de las fuerzas de seguridad contra los partidarios indígenas y del MAS. Desde el golpe, ha habido más de 40 asesinatos.

“Para nosotros, es importante, más allá que solo recuperar un gobierno, mantener un proceso de transformación histórica en Bolivia. No podemos dejar que caiga en el olvido, no podemos perder 13 años de grandes éxitos como tuvimos en Bolivia. Es importante preservar esto”, argumenta.

En este sentido, Rodríguez señala que la salida sería celebrar nuevas elecciones, para que la gente pueda decidir democráticamente el futuro del país.

«El camino es el que ya ha decidido la Asamblea Legislativa: convocar, lo antes posible, nuevas elecciones, para que quien gobierne el país sea alguien que emana del voto popular, y no emerja de la fuerza, imponiendo algún sector», agrega. El ex canciller. “El presidente, con el desprendimiento y el afecto que siempre tuvo con Bolivia, acordó no participar en las próximas elecciones. Lo más correcto sería dejarlo terminar su mandato hasta el 22 de enero de 2020, pero desafortunadamente no hay condiciones para eso ”, dice.

Actores golpistas

Líder indígena, Rodríguez ha estado recorriendo varios países latinoamericanos durante las últimas dos semanas para denunciar el golpe de estado en Bolivia. Para él, los elementos nacionales e internacionales deben analizarse juntos para comprender la coyuntura del país.

“Primero, [el golpe] nace como una demanda local, porque quizás el problema de la clase social en Bolivia nunca se ha resuelto. En otras palabras, hay una división entre un sector de la oligarquía boliviana que de alguna manera perdió su privilegio al abandonar la estructura estatal, y los trabajadores, campesinos, indígenas, trabajadores que habían llegado al gobierno ”, recuerda. cite las primeras elecciones de Morales en 2005.

“La oligarquía boliviana sintió que perdió un espacio de poder. En el gobierno, tratamos de articular, crear puentes, pero hoy nos damos cuenta de que no fue suficiente. Hubo una oligarquía, un sector conservador que había estado esperando durante mucho tiempo, y cuando vio la oportunidad, reaccionó y dio el golpe", dice.

El ex canciller interpreta que la renuncia de Morales es el resultado de la actuación orquestada de diferentes actores. “La derecha boliviana, extremista y fascista participó. La policía nacional participó, lo que marcó la diferencia. Las Fuerzas Armadas participaron. Y también participaron actores internacionales, en este caso la OEA [Organización de Estados Americanos] ”.

De 2011 a 2018, antes de asumir el Ministerio de Relaciones Exteriores, Rodríguez fue embajador de Bolivia ante la OEA. Critica el papel de la entidad en el proceso de auditoría de los votos de las últimas elecciones presidenciales.

“Fue un papel siniestro [el jugado por la OEA]. La auditoría en sí misma fue positiva, pero la forma en que se manejó la auditoría para favorecer a algunos sectores no fue correcta. Al seleccionar la muestra, la OEA seleccionó las actas en las que el MAS obtuvo la mayor cantidad de votos y dijo que esta tendencia arroja dudas sobre el proceso ”, explica. “Hay regiones donde alrededor del 100% de los votantes votan por Morales, y las elecciones no pueden ser anuladas por eso. Creo que, por razones políticas, carecía de la precisión técnica que requiere trabajo profesional".

Paréntesis

En cuanto a las perspectivas de la reanudación de la democracia en Bolivia, el ex canciller apuesta por la solidaridad internacional y mantiene el optimismo.

«Este es un momento coyuntural, un momento en que se abre un paréntesis en los avances que Bolivia ha hecho en el área de las relaciones internacionales», dice. «Pero creo que cuando terminen las elecciones y haya un nuevo gobierno, las relaciones internacionales de Bolivia estarán al mismo nivel en que nos quedamos, con capacidad de dialogar en pie de igualdad con cualquier país del mundo, con la capacidad de posicionar a Bolivia en la dinámica internacional «, agrega.

Rodríguez salió de Brasil el miércoles por la mañana (27) satisfecho con el resultado de la visita. Sobre el ex presidente Lula, dice que lo encontró «más delgado» que antes, pero «extremadamente bien informado sobre lo que sucede en Bolivia y América Latina». Además de Lula, el líder indígena también se reunió con Fernando Haddad (Partido de los Trabajadores), ex ministro de educación y candidato en las elecciones presidenciales brasileñas de 2018.

Edición: Vivian Fernandes | Traducción: Resumen Latinoamericano