FUTURO

Pobreza afecta a 17,3 millones de niñas/os y jóvenes brasileños de hasta 14 años

Los datos fueron divulgados por la Fundación Abrinq este martes (24)

Leia em português | Read in English | Brasil de Fato | São Paulo

,
De acuerdo con informe de la Fundación Abrinq, 5,8 millones de niños y adolescentes son víctimas de pobreza extrema en Brasil / Pixabay Creative Commons

La publicación “Escenario de la Infancia y la Adolescencia en Brasil”, lanzada este martes (24) por la Fundación Abrinq, señala que 40% de las y los niños y adolescentes de hasta 14 años viven en hogares pobres en Brasil, lo que representa 17,3 millones de jóvenes. De estos, 5,8 millones, o 13,5%, viven en situación de extrema pobreza.

La realidad de 2018, sin embargo, puede ser aún peor. Durante la presentación del estudio, la administradora ejecutiva de la Fundación Abrinq, Heloisa Oliveira, destacó que el impacto de la política de recortes de inversiones adoptada por el gobierno golpista del presidente Michel Temer aún no fue medida.

“En función de la limitación de gastos impuesta por la Enmienda Constitucional 95, algunas inversiones ya se redujeron y ello va a reflejarse en un agravamiento de las estadísticas, con certeza. Pero, como estamos ahora con las estadísticas de 2016, esos reflejos aún no están presentes. Esperamos que haya una decisión política de más inversiones en la infancia y que no tengamos que estar aquí en el futuro diciendo que la situación empeoró”, señaló.

Los peores índices están en las regiones Norte y Nordeste del país, donde, 54% y 60% respectivamente, de las y los niños y adolescentes viven en situación de pobreza. El estudio considera como pobres aquellos hogares cuyo ingreso mensual per cápita es de hasta medio salario mínimo, es decir 136 dólares (477 reales), considerando el actual salario mínimo de 272 dólares (954 reales]). Los hogares extremadamente pobres tendrían un ingreso mensual per cápita de hasta un cuarto de salario mínimo, es decir 68 dólares (238 reales).

Oliveira subrayó que el estudio de la Fundación Abrinq busca, a partir de la compilación de todas las estadísticas públicas disponibles, hacer un destaque sobre la población de niños y adolescentes y crear indicadores que puedan ser relacionados con las metas de los Objetivos de Desarrollo Sustentable (ODS), que es el guía de acciones de inclusión y sustentabilidad sugerida a los gobiernos por la Organización de las Naciones Unidas, a partir de los debates realizados en la conferencia Rio+20. El ODS número uno pretende erradicar la pobreza extrema en todo el mundo hasta 2030 y disminuir a la mitad la población pobre del mundo en el mismo período.

Otro dato alarmante se relaciona con el ODS 16, sobre promoción de sociedades pacíficas e inclusivas. En Brasil, de los casi 57 mil muertos por homicidios en 2016, 18,4%, esto es, 10.700 personas, tenían menos de 19 años. 

“Esta estadística está formada en su gran mayoría por jóvenes pobres, negros y que viven en regiones periféricas de las grandes ciudades. O sea, las estadísticas de la violencia reflejan la ausencia de inversión en las políticas sociales básicas y estructurantes del desarrollo de las personas”, analiza Heloísa Oliveira. 

Con relación al ODS tres, que trata de asegurar vida saludable para todas las personas, el estudio alerta sobre el problema del embarazo precoz en Brasil: 17,5% de las mujeres que fueron madres en 2016 tenían 19 años o menos, y concibieron más de 500 mil niños.

Con relación al saneamiento, una preocupación del ODS seis y factor de gran relevancia para la propagación de enfermedades entre la niñez, la fundación alerta sobre el hecho de que 43% de la población brasileña no tiene acceso a la red de alcantarillado.

Edición: Diego Sartorato | Traducción: Pilar Troya