MILITARISMO

Se intensifica la presencia militar en la campaña de Jair Bolsonaro

Conozca los oficiales próximos del candidato ultraderechista que ayudan a desarrollar el debate económico de su programa

Augusto Heleno, militar partidario de Bolsonaro: "Esa historia de reclamar un programa de gobierno es una farsa"
Augusto Heleno, militar partidario de Bolsonaro: "Esa historia de reclamar un programa de gobierno es una farsa" - Marcelo Casall Jr/Agencia Brasil

Oficiales del Ejército brasileño protagonizan cada vez más las discusiones del programa de Jair Bolsonaro, candidato a la Presidencia de la República por el Partido Social Liberal (PSL). Tres generales comandan el debate económico del ultraderechista para el sector de infraestructura: Oswaldo Ferreira, Augusto Heleno y Aléssio Ribeiro Souto.

Los tres militares defienden las ideas del principal asesor económico de Bolsonaro, su gurú ultraliberal Paulo Guedes. Investigado la Fiscalía por un supuesto fraude millonario en fondos públicos de pensiones, Guedes aún decide las principales líneas del programa de gobierno y defiende medidas polémicas como una alícuota única aplicada al impuesto a la renta y la vuelta de un impuesto sobre transacciones financieras extinguido em 2007.

El grupo de militares trabaja en Brasilia, mientras que Paulo Guedes actúa en Rio de Janeiro.

:::ELECCIONES BRASIL 

Los tres generales tienen en común una gran influencia el militar Golbery do Couto e Silva. Sus monografías en la Escuela de Comando y Estado Mayor, donde estudiaron, señalan la influencia del militar creador de la noción de seguridad nacional en la cuestión geopolítica, basada en la ideia de ‘enemigo interno” a ser eliminado.

Augusto Heleno Ribeiro Pereira

Primera opción de Bolsonaro para que fuera su vice, no ocupó el cargo en la lista electoral porque su partido (PRP) no formalizó la alianza con el PSL. Comandó las tropas brasileñas en Haití y ejerce gran influencia también en el área de seguridad pública del programa, defendiendo temas como la revisión de la minoría de edad penal en el país. Sin embargo él mismo relativiza el papel del programa de gobierno. “Esa historia de reclamar un programa de gobierno es una farsa. Esos son meros protocolos de intención. Mientras no haya ministro designado, no tiene sentido. Los programas se van a hacer realmente ahí, en los dos meses entre el resultado de la elección y la posesión, en enero”, afirmó en una entrevista.

Oswaldo Ferreira

Posible ministro de Transporte, es el principal nombre militar en el debate de infraestructura. Defiende la flexibilización de las licencias ambientales, visión ligada al programa de gobierno ya publicado, que prevé el fin del Ministerio del Ambiente y la transferencia de sus funciones al Ministerio de Agricultura, históricamente dirigido por los ruralistas [como son conocidos los empresas y representantes del agronegocio]. Declaró que en su tiempo “no había Ministerio Público ni Ibama para romper las pelotas”, en referencia a la experiencia de construcción de carreteras durante la Dictadura Militar.

Aléssio Ribeiro Souto

En la academia militar estudió la cuestión tecnológica en Brasil. Comandó el CTEX (Centro Tecnológico del Ejército) entre 2006 y 2009. Para la educación, afirma que la adecuación salarial del magisterio no es el principal tema a defender: “Hay una serie de puntos que tratan de la valorización de los profesores. El quinto o el sexto es la cuestión salarial”, declaró.  Afirma que la destitución de João Goulart no fue un golpe militar y que “los libros que no presentan la verdad sobre el régimen de 1964 tienen que ser eliminados”.

Edición: Tayguara Ribeiro | Traducción: Luiza Mançano