Reforma

Los impuestos a la renta y la riqueza son esenciales para reducir la desigualdad; el tema llegará al Congreso brasileño este año

El gobierno federal necesita enviar la propuesta fiscal a los parlamentarios en menos de 90 días

Traducción: Isabela Gaia

Brasil de Fato | São Paulo (SP, Brasil) |
Según Beghin, implementar un sistema tributario progresivo es clave para hacer que el país sea menos desigual - ©Nelson Almeida/AFP

Este año, el Congreso brasileño deberá centrarse en la segunda etapa de la reforma fiscal, que cambiará la recaudación y pago del impuesto sobre la renta. También se esperan cambios en materia de tributación de beneficios, dividendos y patrimonios.  

Continua após publicidade

Según la enmienda a la Constitución número 132, promulgada por el Congreso Nacional el 20 de diciembre del año pasado, las propuestas para la segunda etapa deben enviarse a los parlamentarios dentro de los 90 días posteriores a su promulgación. Esto significa que el gobierno federal necesita definir propuestas de impuestos sobre la renta y la riqueza antes del 19 de marzo. 

Continua após publicidade

La primera etapa abordó la reforma fiscal al consumo. La simplificación y unificación de los impuestos al consumo ocurrirán gradualmente. La nueva tributación sobre mercancías y servicios entrará en vigor en 2026 y finalizará en 2033.  

Continua após publicidade

:: Reforma tributaria propone dos tipos de canasta básica alimentaria y cashback en impuestos a los alimentos ::

Continua após publicidade

La segunda etapa abordará cambios en el impuesto a la renta. Aún no se ha definido el modelo de la propuesta, pero hay expectativas en cuanto al fin de la exención sobre los beneficios y dividendos distribuidos por las empresas, cambios en los intereses sobre el capital pagado a los accionistas, cambios en la tributación de las nóminas y la implantación de un impuesto sobre la renta progresivo, es decir, que paguen más los que más ganan, en proporción a su renta y riqueza. 

La reforma fiscal se suma al proyecto de ley (PL) 4.173/2023, aprobado por el Senado brasileño el 29 de noviembre del año pasado, que establece nuevas normas para el cobro del impuesto sobre la renta a los fondos de inversión exclusivos y a las rentas obtenidas en el exterior a través de empresas que invierten en el mercado financiero, llamadas offshores.  

Fiscalidad y reducción de la desigualdad 

Nathalie Beghin, economista y miembro de la Junta Directiva del Instituto de Estudios Socioeconómicos (INESC), afirma que la segunda etapa de la reforma tributaria es la más importante, ya que tiene la capacidad de reducir sustancialmente la desigualdad económica. "Por supuesto, la primera aportó resultados interesantes, pero lo que realmente contribuirá a combatir las desigualdades es esta segunda etapa, que consiste en gravar la riqueza y la renta", afirma. 

"Realmente necesitamos gravar los beneficios y los dividendos. La progresividad radica realmente en la fiscalidad de la renta y de la riqueza: votar sobre la fiscalidad de los dividendos, aumentar los tipos del impuesto sobre la renta, incluso liberando a las rentas más bajas, tener tipos más altos para los ingresos más altos, regular la fiscalidad de las herencias", subraya.  

:: La reforma laboral es responsable del número récord de denuncias de trabajo esclavo ::

La economista afirma que solo mediante la implementación de un sistema fiscal progresivo será posible hacer que el país sea menos desigual. "Sabemos que Brasil es un país extremadamente desigual entre los más desiguales del mundo, y una de las formas de convertir estructuralmente la desigualdad es gravar a los más ricos. No se trata nada más de hacer que el sistema tributario sea neutral, sino de gravar a los súper ricos, sus ingresos y su riqueza", afirma. 

"Gravar a los más ricos aporta más ingresos a la Unión, lo que también permite implementar programas sociales. Esta reforma es importante porque generará más recursos para mejorar la educación y la salud, por ejemplo".

:: Lula veta parte de la Ley de Directrices Presupuestarias que atacaba la reforma agraria y cambiaba los plazos para las enmiendas parlamentarias ::

Hoy los brasileños que reciben hasta 2.112 reales (aprox. 433 USD) al mes están exentos del pago del impuesto sobre la renta. Luego, el tipo mínimo es del 7,5%. El máximo es del 27,5% para montos superiores a 4.664,68 reales (956 USD) mensuales. A modo de comparación, en Alemania el tipo máximo es del 47,5%; en China, 45%; y en Suecia, 61,85%, según datos de 2019, recogidos por el portal G1.  

En esta misma línea, Jefferson Nascimento, que coordina el área de investigación e incidencia en justicia social y económica de Oxfam Brasil, afirma que la progresividad del impuesto a la renta personal debe ser la prioridad, además de la revocación de los mecanismos que actualmente permiten que los más ricos paguen menos impuestos que las personas con ingresos más bajos.  

Uno de estos mecanismos es la deducción de los gastos de salud de la base de cálculo del impuesto a la renta. Nascimento, quien también es miembro del Consejo de Transparencia, Integridad y Combate a la Corrupción de la Contraloría General de la Unión (CGU), explica que actualmente la legislación brasileña no establece límites para la deducción del impuesto a la renta. "Esto provoca una gran desigualdad, porque se reduce mucho la base de cálculo con los gastos de salud", afirma.  

:: En Paraíba, aumenta el impuesto a la renta a los docentes con Asignación de Permanencia por decisión del Ministerio Público de Cuentas ::

Un informe elaborado por la Secretaría de Política Económica del Ministerio de Hacienda, con datos de la Declaración del Impuesto a la Renta de las Personas Físicas de 2022, muestra que el 10% más rico concentra el 37,6% del importe total de las deducciones por gastos médicos, mientras que el 1% más rico acapara el 22,7%. Según el propio documento, publicado a finales de 2023, "la ausencia de límites a la deducción por gastos médicos se destaca repetidamente como una distorsión que reduce la progresividad del impuesto a la renta, generando distorsiones distributivas y perjudicando la justicia fiscal".  

"Son 26 mil millones de reales que la Receita [Federal] deja de recaudar debido a deducciones por gastos de salud. Tenemos grandes brechas que hacen que las personas más ricas paguen muchos menos impuestos que las de clase media. En este momento en que tenemos un nuevo marco fiscal, basado en el aumento de los ingresos, tenemos un sistema que permite estos agujeros de miles de millones de reales", afirma Nascimento.  

Actualmente, se pueden deducir del cálculo del impuesto a la renta personal los gastos por consultas médicas, estudios de laboratorio y radiológicos, gastos hospitalarios, gastos de parto, cirugías plásticas para prevención o tratamiento de la salud física o mental y planes de seguros de salud. 

Un tema espinoso 

A diferencia de la reforma del impuesto al consumo, el cambio en el impuesto a la renta no requiere una propuesta de enmienda a la Constitución. Un proyecto de ley es suficiente y, por tanto, se necesitan menos votos para su aprobación. Aun así, no se espera que la segunda etapa sea tan fluida como la primera.

El propio ministro de Hacienda, Fernando Haddad, admite que habrá dificultades. "La reforma del impuesto a la renta requerirá muchas explicaciones, mucha precaución, mucha tranquilidad, mucho sentido común. No puede resolverse sin una reflexión", afirmó durante un desayuno con periodistas a finales de diciembre. Con las nuevas normas fiscales, el objetivo es alcanzar la meta de déficit cero para 2024, es decir, que el gobierno no pueda gastar más de lo que recauda, ​​según la Ley de Directrices Presupuestarios para este año. 

La comunidad empresarial brasileña sostiene que gravar las ganancias y dividendos de las personas físicas, es decir, de los socios, accionistas, controladores e inversores, aumentaría la carga fiscal sobre las empresas, impactando en los puestos de trabajo. 

Jefferson Nascimento afirma que las noticias recientes son "preocupantes". En su primera entrevista en 2024, Haddad dijo al diario O Globo que las prioridades para el nuevo año son regular la reforma fiscal, cumplir la meta fiscal y establecer una medida para reducir la volatilidad del dólar. 

:: Las elecciones municipales podrían impedir discusiones sobre cambios al impuesto a la renta en 2024, dijo Haddad ::

"El desafío de aprobar la reforma del impuesto a la renta en 2024 es que, como tenemos elecciones municipales, habrá un problema de ventana [de oportunidad], que tendrá que ser analizado por la política. Primero es necesario votar la regulación del consumo, sobre todo porque entrará en vigor en 2026", afirmó en su momento. Al respecto, Nascimento afirma que "Haddad dijo que regular el impuesto a la renta era un tema controvertido y espinoso en el Congreso Nacional. Parece que el discurso ha cambiado un poco y eso nos preocupa".

Edición: Thalita Pires